jueves, 4 de mayo de 2017

Placebo en Madrid - Contundente Nostalgia (by Efrén)

Vuelve Efrén, nuestro intrépido colaborador-cronista buenrollero, para contarnos cómo fue la pasada noche del sábado en Madrid con Placebo.



La épica retrospectiva que tuvimos la suerte de presenciar este sábado 29 de abril en el Palacio de los Deportes (Wizink Center) no es más que la afirmación de que Placebo es uno de los grupos que mejor supera el paso del tiempo. Rock directo y desgranado a través de sus grandes temas, habitantes del Olimpo de nuestras listas más selectas, ellos no son una apuesta segura, son la APUESTA con mayúsculas. Bien es cierto que cuando los vimos en 2015 en Vistalegre durante la presentación de su álbum “Loud Like Love” y a pesar de lo infame del sonido la banda mostró una cara más divertida y desenfadada. En este último concierto sucedió justo al contrario, nos dejó su faceta más madura y efectiva, lo que aporta un extra a su directo, implacable y espectacular en sí mismo.


El show ante un Palacio abarrotado de una amplia mayoría de adeptos y algún que otro neófito de la banda empezó con puntualidad británica, a las 22.00 daba comienzo en las pantallas gigantes el video clip de su primer gran hit “Every You Every Me”de su segundo álbum “Without You I´m Nothing” publicado en 1998 para recordarnos que esta gira conmemora sus 20 años en activo y nos advierte de que el concierto será un contundente viaje entre sus principios,  cuando fueron teloneros de U2 en la gira Pop Mart allá por 1997 (en el que tuvimos la suerte de disfrutarles por primera vez) y este año 2017 en el que nos encontramos.
Los asistentes, ya impacientes de deseo por sumergirse en sus temazos e incontenibles ante el deseo de disfrutar de este momento excepcional recibimos a Brian Molko que nos dedicó sus primeras palabras con un “Buenas Noches”en perfecto acento castellano. Desde ese momento abrazamos sin fisuras su primera propuesta en esta primera parte del concierto.

Para abrir boca una Intro ideal con ”Pure Morning”, “Loud Like Love” ( ¡Oh Dios! qué exhibición de energía), “Jesus´Son”(estrenada para la ocasión y en la que Brian Molko nos recordó que era el cumpleaños de la banda), “Soulmates”, “Special Needs”, “Lazarus” y “Too Many Friends”, esta magnífica selección nos hizo recordar realmente lo que habíamos venido a hacer aquí,  a reventar la artillería, a dejarnos la piel en cada acorde, a ser ruidosos como el amor, maldita sea.

El sonido se acercaba a la perfección, espectacular y envolvente, unos decibelios brutales y nítidos en los que los técnicos de sonido tuvieron matrícula Cum Laude. El montaje visual tuvo en este primer tercio un papel secundario en el que la sobriedad de Molko y Olsdal, junto al gran trabajo de batería de Steve Forrest suplieron con grandes dosis de rock puro los efectos electrónicos y lisérgicos que siempre acompañan a la banda.


El segundo tercio del show nos adentró en su faceta más intimista y melancólica, fue el momento de homenajes sentidos con canciones como “Twenty Years”,” I Know”, ”Devil In The Details”, “Special Monkey”, ”Exit Wounds”, ”Protected Me”, “From What I Want”,” Without You I´m Nothing”, “36 Degrees” y “Lady Of Flowers”. Aquí empezó la parte más retrospectiva del concierto con guiños a su pasado e historia, la parte visual se abría paso a la musical con grandes efectos de luz en los que aparecían partes del recorrido de la banda durante estos años y por supuesto un merecido y obligado homenaje a su padrino, el gran David Bowie con su himno Without You I´m Nothing que ya cantaran a duo Molko y el Duque Blanco hace 18 años. Los efectos de imagen nos dejaban imágenes del mito a ritmo de este fantástico temazo a lo que la multitud coreaba en perfecta sincronía con una sola voz: ¡¡Bowie, Bowie!! En recuerdo a la malograda pero inmortal estrella.

El último tercio del show fue la llegada en tromba de nuevos temazos, había que rematar la faena y para ello tienen discografía y material de sobra para reivindicarse y relanzarnos sobre la pista del Palacio con sus ritmos frenéticos.  Fue el momento de “For What It's Worth, “Slave to Wadge”,” Special K”,” Song To Say Good Bye” y “The Bitter End”, en ese momento el concierto derivó hacia donde todos queríamos y deseábamos, la ya tradicional bandera arco iris envolviendo la espigada figura de Stefen Olsdal, aluviones de sonidos guitarreros y electrónicos e imágenes alucinógenas y distorsionadas en pantallas gigantes con mensajes directos: gozo, placer, locura, lujuria musical hasta el límite. Bien es cierto que la aportación de Fiona Brice, violinista pop y acompañante en esta gira quedó en todo momento apagada por el sonido contundente del rock que se apropió en todo momento de la situación pero en ese momento ya todo daba igual, estábamos allí para enloquecer y disfrutar.


El concierto acabó de forma rotunda con 4 bises: “Teenage Angst”, ”Nancy Boy”, ”Infra-Red”(en la que aportaron su crítica política con imágenes de Trump en las pantallas y el mensaje: ”Te hiere a ti y a todos los que te rodean”). Para coronar esta gran ascensión el último bis fue para ese temazo ochentero de la mítica Kate BushRunning Up That Hill” que compuso en 1985 y que Placebo versionó en 2003 en su álbum Sleeping With Gosts, interpretación desgarradora de esta canción que prolongaron en el tiempo ayudados por efectos electrónicos, lisérgicos y visuales que daban por terminada la actuación. Dos horas largas de concierto con un público entregado hacia este magnífico grupo que es historia de la música y  es uno de los nuestros, porque sus canciones nos pertenecen y sus afiladas letras forman parte de nuestra alma.

29/04/17.
Wizink Center (Sold Out)
Gira de Placebo presentando su disco homenaje de 20 aniversario "A Place for Us To Dream"
Brian Molko: Voz y guitarra
Stefan Olsdal: Bajo y coros
Steve Forrest: Batería
Fiona Brice: violín, teclado y coros

4 comentarios:

  1. Llevaba la tira sin saber de este grupo .

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias por una crónica tan detallada y apasionada! Nunca les he visto en directo y ganas no me faltan.
    Seguro que el momento Bowie fue muy emocionante, snif...

    ResponderEliminar
  3. Nunca he sido mucho de esta banda, pero sólo por la pasión con la que has escrito la crónica ya me arrepiento de no haberles hecho más caso ;)


    PD: Celebran su 20 aniversario... la leche, qué mayor estoy :P

    ResponderEliminar
  4. Transmites un entusiasmo y una pasión difíciles de eludir... Habrá que ver a Placebo 😊

    ResponderEliminar

Puedes comentar qué te parece... pero de buen rollo, ¿eh?