martes, 2 de enero de 2018

'Something got me started' (by Isa)


Empezamos año y esa canción me inspira comienzos. Y me recuerda despertares. El año en que se publicó este tema, 1991, yo desperté. Salí de un cascarón. Literalmente. A principios de ese año, mi traumatólogo me impuso una escayola que me envolvió el tronco, de las axilas a las caderas. Tres meses tuve que estar con ese caparazón. La escayola me impedía vestirme con mi ropa habitual, solo podía llevar prendas que se adaptasen a mi nuevo grosor y envergadura. Si alguna vez os han escayolado un brazo o una pierna sabéis que pica. Pues imaginaros tres meses de picores en la espalda o en la barriga sin poderte rascar. Tenía que lavarme por partes -como se hacía antiguamente y con dificultad porque no podía doblar bien el lomo para lavarme la cabeza en la bañera, por poner un ejemplo. Me molestaba al sentarme y al dormir... vamos, todo un engorro.

Si a todo esto le sumas que por aquel entonces yo tenía 15 años recién cumplidos, podréis haceros a la idea de la magnitud de la tragedia. Andaba tiesa y robótica como un Frankenstein adolescente. A pesar de que venía curtidita de años previos de acoso escolar, debí llorar mucho porque siempre he sido muy llorona... pero la verdad es que no lo recuerdo. La memoria -al menos la mía- tiene ese recurso magnífico de enterrar las malas experiencias en el olvido. De lo que sí me acuerdo es de lo que supuso esa primavera y de que 'Something got me started' fue parte de mi banda sonora.


Con la llegada del buen tiempo también llegó el momento de quitarme la escayola. Fue uno de los momentos más felices de mi vida. Mágico. En esos meses de encierro corporal, mi desarrollo tardío había pegado un empujón. Descubrir mi nuevo cuerpo flexible y con curvas fue toda una revelación para mí, y más aún comprobar que esa nueva yo gustaba a los demás. Fue, por muy cursi que pueda parecer, lo más similar a convertirme en mariposa. Todo eso fue un punto de inflexión, fue ese something que me activó, que me hizo empezar una nueva etapa de mi vida.


'Something got me started' en un temita muy primaveral y happy. El bajo marcando el ritmo a lo INXS, el piano dando fuerza al final de cada estribillo y el solo de saxo. ¡Habría bailado hasta con escayola!  A mí ya me molaba el rollito Simply Red de antes. Ya había cantado mucho a grito pelado 'The Right Thing', pero con eta canción y el momento en que apareció en mi vida acabaron de ganarme del todo. Funk-pop con pelirrojo de vozarrón soul ¿qué más se puede pedir? La mariposa acababa de deshacerse del capullo que la envolvía como a un gusano de seda y bailó como las locas.

La letra habla de como el prota en la voz de Mick Hucknall se da cuenta de que quiere a una chica y esto le cambia la vida, porque lo dejaría todo por ella. La asunción del amor. Un clásico del cancionero popular. El vídeo original con el pelirrojo en plan rasta y una morenita monísima está rodado en Sevilla, aunque a mí me gusta mucho esta actuación en directo poco antes de la disolución del grupo de Manchester.


La única versión ajena que he encontrado es de un grupo letón (de la misma Letonia) que se hacen llamar BTH y que perpetran este engendro disco cutre. No meto el vídeo porque es todavía más cutre que la cover. Hay otra versión de los mismos Simply Red para su último álbum 'Simplified', una especie de greatest hits y covers raras. Aquí 'Something got me started' tiene más presencia de metales (y de maracas) con un ritmo muy caribeño, no en vano el videoclip está rodado en la Habana con mulatos bailando, edificios en ruinas y coches antiguos destartalados pasando.


Empezar el 2018 con esta canción me da muy buen fario... Esto promete, amigos ;-) y os deseo que con mariposas o si ellas, consigáis dejar atrás todos los capullos que se presenten en vuestro camino.

¡Feliz comienzo!


9 comentarios:

  1. Mira que no soy muy fan de los simply, pero este tema da ese buen rollito tan necesario durante la vuelta al tajo, que se agradece y mucho =)

    Casi me gusta más la revisión cubano-chillout, con guitarra flamenca incluida :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja ¡Gracias a ti, majo! que mira que eres agradecido oyes...
      La verdad es que a mí me molan solo sus cuatro hits, pero eso sí, me gustan mucho :-P y sí, hay que reconocer que el rollito tropical les ha quedado bien.

      Eliminar
    2. Yo prefiero la original; la "cubana-chillout" me suena a mezcla entre Chambao y Los Manolos :P

      Eliminar
    3. Chambao y Los Manolos... ¡toma mezcla pa un cubata!

      Eliminar
  2. El tema no me entusiasma, la historia personal de detrás es fascinante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...fascinante, sin duda; entre la pena por descubrirla y la alegría por su desenlace.

      Eliminar
  3. ¡Vaya historión, amiga! Desconocía ese episodio de tu vida, gracias por compartirlo. Me imagino la sensación de la liberación física de ese cascarón de escayola; ¡como para no bailar!

    ¡Me encanta la canción! Siempre me pareció un temazo, aunque abusaron profusamente de ella en radiofórmula, como suele ocurrir, y al final me harté un poco de ella. El vídeo también lo vi mil veces, pero no sabía que estuviera filmado en Sevilla. ¡Si sale hasta una cabina de teléfonos, qué tiempos!

    El vídeo de los letones lo he tenido que parar a los 30 segundos por dolor de cabeza, jajaja...

    PD. Por alguna razón, cuando era pequeña confundía a Mick Hucknall con Jimmy Sommerville :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En serio? Qué raro que no te lo haya contado... es algo que marcó un antes y un después en mi adolescencia (esa espeluznante etapa).

      Tienes razón en que abusaron del tema en la radio comercial y al final se le coge un poco de tirria... pero es una canción muy majilla ;-)

      jajajaja pues tía, las voces no tienen nada que ver. ¡Ni la densidad capilar! Eso sí los dos son blanquitos y pecosos. Los pelirrojos es lo que tienen... entre Rick Ashley, Mick Hucknall, Jimmy Sommerville y el de ahora, Ed Sheeran, anda el juego...

      Eliminar

Puedes comentar qué te parece... pero de buen rollo, ¿eh?