viernes, 20 de diciembre de 2013

Connection (by Carol)

elastica_connection
Me lo estoy imaginando: la mayoría de vosotros tiene un pie en la puerta, listos para que se os caiga el boli y salir como un sputnik con la maleta en cuanto den las 3 pm. La otra mitad estáis desayunando una tortilla de aspirinas, acordándoos de la fiesta de anoche y de la madre del camarero y jurando en voz alta la mentira más repetida de la Historia de la humanidad: “No vuelvo a beber”. En fin, confiemos en que quede alguien despierto por ahí para leer nuestro post de hoy… Por si acaso, os hemos preparado un chutazo de los buenos. ¡Con esto no se duerme ni Pirri!

Subid los altavoces si podéis y… qué leches, ponéos a dar botes en el curro, que hoy ya se sabe que se permite todo:







Escuchando ‘Connection’ se hace difícil entender por qué Elastica no fue un grupo más prolífico. Estos increíbles 2.16 minutos de perfección pop (britpop, vale) dieron muchas, muchas vueltas en mi reproductor de casetes allá por los lejanos 90. Recuerdo que me reboté porque el amigo que me grabó la cinta no se molestó en anotar los títulos de las canciones en la carátula, con lo cual tardé lo mío en descubrir cómo se llamaba el temita. Entonces no había Google para preguntarle cosas y obtener respuestas instantáneas, ¿sabéis, jovenzuelos listillos?

También me molaba mucho que fuera un grupo mayoritariamente de chicas y la estética de la frontwoman, Justine Frischmann… aunque era algo difícil distinguirla de su novio de entonces, Brett Anderson (perdón, pero tenía que hacer la gracieta tontorrona; me encana Brett Anderson, que conste). Luego la cosa terminó y salió con Damon Albarn -cambio lamentable que prueba un evidente mal gusto-. En todo caso, esto no nos interesa mucho, que somos CBR y no The Sun ni la Superpop ni el catálogo dominical de El País.

‘Connection’ se lanzó primero como single en 1994, siendo posteriormente incluido en el primer álbum de la banda, Elastica. Fue un bombazo y el grupo sonaba en todas las radios y tocaba en los festivales más chachis. De aquella yo sabía mucho menos inglés que ahora y no entendía casi nada de la letra (ahora sé lo que dice, pero tampoco creáis que entiendo muy bien el sentido…). Pero como siempre pasa en la música, eso no es obstáculo para que una canción te guste. El vídeo de los cartones es muy genial, además, aunque hay esta otra versión más feaca con gente desnuda por ahí. Venga, una excusa para escucharla otra vez.



Elastica - Connection from ETV on Vimeo.


Peeero… resultó que ese riff inicial tan infeccioso y tremendo era sospechosamente parecido a este otro:





Los Wire llevaron a juicio a Elastica con toda la razón. Al final la cosa se resolvió con un acuerdo extrajudicial, pero es un tanto decepcionante enterarte de que una de tus canciones favoritas es un saqueo descarado de otra. ¡Copiar está feo, amiguitos!

Hay por ahí algunas versiones de poco interés y un vídeo comentado de esos estúpidos dibujos animados de Beavis and Butt-Head. Para los curiosos, ésta de los murcianos Neuman tiene su punto, aunque la calidad del audio no es muy buena.

Hala, ya os queda una horita menos para salir de currar. Buenas vacaciones a los que las tengáis; mucha diversión a los parados, que también tenemos derecho; filises fiestas y blablabla.

PD. Ya habréis notado que estamos de obras en el blog. ¡Ya veréis que chulada estamos preparando!

11 comentarios:

  1. Me gustaba mas 2:1 de esta gente.
    Aun asi estas retrospectivas 90teras CBR me ponen bastante!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está mal tampoco, pero no me digas que ésta no es más incendiaria ;-)

      Habrá más 90s, no te preocupes, jeje... Aunque inconscientemente yo tiro siempre más por lo viejuno.

      Eliminar
    2. Por edad, nuestra nostagia -la real- reside en los Noventa :-)

      Eliminar
    3. mi nostalgia empieza hace mucho, mucho tiempo en una galaxia muy lejana...

      Eliminar
  2. Energía buenrollera pura y dura, socia :-) Qué buenos recuerdos me trae esta canción...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Comparte recuerdos, comparte... ;-)

      Eliminar
  3. ...pues de nuevo me has pillado, no los conocía, parece que heredaron el rollete de Adam & the Ants, o the Buzzcocks, con un sonido sexy-pop menos rendido que Supergrass (por ejemplo...y hablo desde el desconocimiento, sólo por la primera impresión). Seguiré descubriendolos por mi cuenta, aunque creo que no me van a entusiasmar del todo, aún así, gracias por el "regalito" que nos haces...y felz navidad! (esto hay que decirlo para quedar bien, aunque a mi la navidad...si no fuera por los días festivos y el alcohol...) ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... estoy de acuerdo ;-)

      Bueno, el primer disco (EL disco, porque yo creo que el segundo no lo escuchó ni Pirri) es divertido y potente, aunque no es que vaya a pasar exactamente a la historia de la música... Pero sí, tienen un punto.

      Eliminar
  4. Cierto que es un temazo. Pero, desde que las conocí, hace muuuucho tiempo, me pregunto también porque no fueron más prolíficas. Además, me da la sensación que no obtuvieron el reconocimiento que se merecen (aunque tengan mucho seguimiento "en las sombras")
    Gracias por recuperarlas y felices fiestas (de las de alcohol y música buenrollera)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer, Robert B. :-)

      Las muchachas tuvieron su momento de gloria, que no fue pequeño, aunque sí breve. Supongo que en los 90 debió de pasarles eso a muchas bandas, que surgieron con mucha fuerza en pleno brit pop pero luego desaparecieron. En todo caso, habría preferido con mucho que sobrevivieran ellas y no otras como, por ejemplo, Oasis (nunca dejaré pasar una ocasión para renegar de Los Cejijuntos Gallagher).

      Eliminar

Puedes comentar qué te parece... pero de buen rollo, ¿eh?