lunes, 30 de diciembre de 2013

Lista de CBRs 2013 (Regalazo del Gran Moriarty)

Nuestro amigo Moriarty nos hace un regalazo para despedir el 2013, el año que "nos unió para siempre sentimentalmente por casualidad" -sabemos que la cita le va a tocar las pelotas, pero es desde el cariño ;-) ¡¡Gracias, guapetón!!

Uno que debe estar atravesando (o metido hasta el cuello como en arenas movedizas) la crisis de los 40, necesita autoafirmacion, referentes, ha escuchado la suficiente musica y ha ganado y perdido tantas veces que necesita enseñar y aprender.

Photo Credit: Stéfan via Compfight cc


Y desde hace un año y algo me dedico a hacer un blog con mis chorradas, mis obsesiones y mi música. Bueno pues resulta que en muchas ocasiones, buscando imagenes o referencias a las canciones de las que iba a hablar, me encontraba una y otra vez con este blog. Con las chicas de CBR comparto referentes generacionales y frikiculturales, con los que la mayoría de las veces coincido (mi adversion por Urrutia y Collins hace que no sean todas las veces)

Varios meses después, me enorgullezco de que Carol e Isa me hayan dejado publicar varias entradas, de que ellas lean mis cositas, las comenten y las compartan, y de haberme convertido (junto a mi amigo Sebas Puchal) en una especie de "vecinos blogueros" frikis que pasan por aquí a pedir azucar y a dar la lata.

En esta época del año donde la gente hace regalos, yo les traigo esta lista del Spoti, donde podrán encontrar todos los temas aparecidos en el 2013 (algunas no están en la version original, cosas del Spoti, derechos y así...), para que os den buen rollo para afrontar otro año.



¡¡Feliz Nochevieja!!

viernes, 27 de diciembre de 2013

Bailando (by Isa)

Salir a flote tras un año como este con una sonrisa se merece un baile. Un baile intenso. Salvaje y  desproporcionado. Así es como hay que despedir al 2013 y empezar el 2014: moviendo el esqueleto. Y si hay una canción que evoque el bailoteo irreducto es esta, de la gran Alaska. De hecho, mejor Nochebuena habríamos pasado todos -o al menos los republicanos- si el Rey en su discurso anual hubiera dicho aquello de: Muevo la pierna, muevo el pie, muevo la tibia y el peroné; muevo la cabeza, muevo el esternón, muevo la cadera...¡crack! ¡¡aaaaaah!!

Este tema se lanzó en 1982, el pleno apogeo de la Movida, y fue el último gran éxito de los Pegamoides antes de su desintegración definitiva. Como todas las canciones de esta etapa, el tema está compuesto por Carlos Berlanga y Nacho Canut, aunque sirvió para catapultar a la fama a Olvido Gara, a nivel nacional e internacional. 'Bailando' es un tema que lleva sobándose más de 30 años en todas las BBCs españolas (Bodas, Bautizos y Comuniones) donde medie el alcohol y el desfase, pero no por ello ha perdido un ápice de su frescura.

viernes, 20 de diciembre de 2013

Connection (by Carol)

elastica_connection
Me lo estoy imaginando: la mayoría de vosotros tiene un pie en la puerta, listos para que se os caiga el boli y salir como un sputnik con la maleta en cuanto den las 3 pm. La otra mitad estáis desayunando una tortilla de aspirinas, acordándoos de la fiesta de anoche y de la madre del camarero y jurando en voz alta la mentira más repetida de la Historia de la humanidad: “No vuelvo a beber”. En fin, confiemos en que quede alguien despierto por ahí para leer nuestro post de hoy… Por si acaso, os hemos preparado un chutazo de los buenos. ¡Con esto no se duerme ni Pirri!

Subid los altavoces si podéis y… qué leches, ponéos a dar botes en el curro, que hoy ya se sabe que se permite todo:





viernes, 13 de diciembre de 2013

WILD THING (by Isa)

 

Estamos inmersos en ese período de licencia etílica en el ámbito laboral que suponen las cenas de navidad de empresa. El desenfreno, en forma de whisky con coca-cola, corriendo por las venas de tu jefe, que pierde la decencia -si alguna vez la tuvo- y, animado por el momento, no consigue mantener una conversación contigo sin mirar tu escote como si hubiera perdido algo valioso entre tus tetas o incluso en un alarde de intimidad completamente alejado de la realidad se decide a palparte el culo. Es dificil no perder los papeles en estos festejos de veneración a Baco. La cosa va de eso, y los que más se asalvajan son precisamente los que menos deben, con sus corbatas anudadas en la cabeza a lo Bruce Lee, los cercos de sudor en la camisa bordada con sus iniciales de tanto darle al baile y los zapatos caros llenos de goterones de cubatas.
 
Siempre que visualizo una escena como la que acabo de describir, la canción que me viene a la cabeza como sintonía de la misma es 'Wild Thing'. Un tema cañero, sexy, desgarrador, lúbrico... y hasta con síntomas de ebriedad. ¿No os parece que la parte vocal del tema tiene cierta distorsión borrachuza? Seguro que si a Reg Presley, el recientemente fallecido cantante de The Troggs, le hubieran hecho soplar después de cantarla da positivo como para quitarle varios puntos. Siendo ingleses era de esperar.

La versión de The Troggs no es la original pero si la que catapultó el tema a la fama en 1966. El mejor tema de los británicos desde mi punto de vista. El autor de 'Wild Thing' es el neoyorquino Chip Taylor (James Wesley Voight) nada menos que el tío de Angelina Jolie, y la primera grabación es de The Wild Ones, un grupo también de Nueva York. El destino ha querido que un tema de la ciudad que nunca duerme sea inmortalizado por un grupete del sur de Gran Bretaña, que compartían manager con The Kinks. Sea como sea, la realidad es que el tema de The Troggs es transgresor, buenrollero y salvaje como pocos. El riff de guitarra, las pausas, el solo de ocarina en mitad de la canción, el shake it del final... comprobadlo vosotros mismos.

viernes, 29 de noviembre de 2013

Keep on Running (by Carol)

El otro día estaba escuchando uno de mis programas de radio predilectos, El Sótano (Radio 3). Era un especial de canciones “para salir a correr”. Y en la selección había una gran favorita mía que, por alguna razón, se había quedado arrinconada en mi cabeza, no sé por qué (el envejecimiento neuronal es lo que tiene). Al poco el compañero Sebas Puchal la colgó en el Facebook de su blog, Grafinstantáneas, para el que aún no lo conozca. Puchal, te dije que ‘Keep on Running’ sería carne de CBR, y aquí está.

Escrita y grabada originalmente en 1965 por Jackie Edwards, ‘Keep on Running’ fue más popular por la cañera versión de The Spencer Davies Group. A ellos debemos otros temazos como ‘Somebody Help Me’, que yo llegué a conocer gracias a la versión de Los Flechazos. Mucho berreé yo esa canción en los conciertos…


La melodía endiablada (esa línea de bajo, esa batería) y la voz negroide de Steve Winwood -que en esta época era muy monín, dicho así como quien no quiere la cosa- son las responsables de que la canción resulte tan flipante, porque la letra no es nada del otro jueves. A saber, ese tema tan universal en la música de “por mucho que intentes escapar, terminarás siendo mi chica/chico”… lo cual da un poco de cosica, si nos paramos a pensarlo.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Video Killed The Radio Star (by Isa)

by Momoko Kawase.
Reconozco que soy una nostálgica del copón. Que le voy a hacer... Lo chungo es que con 13 años ya lo era. Con apenas vivencias sentía morriña del pasado, hasta del que no había vivido... Así que imaginaros como estaré con el paso de los años. Insoportable. Ya lo sé yo. El caso es que hay canciones que forman parte del universo sensorial de tu infancia y que tienen el poder de hacerte viajar en el tiempo sin necesidad de montarte en el Delorian.

Hay algunos de esos temas que tengo en borradores desde hace dos años, pero que me dan tanta vergüencilla ajena (y propia) que no me atrevo a lanzarlos... ¡El día que pierda el pudor del todo os vais a enterar! Pues buceando entre esos temas ochenteros y vergonzantes, he llegado al 'Video Killed the Radio Star', un one-hit-wonder que sin duda ocupa su legítimo lugar en los anales de la historia Pop, aunque solo sea por ser el primer vídeo emitido por la MTV el 1 de agosto de 1981. Como se nota que el lanzamiento no se hizo en España, que en agosto cierra por vacaciones. La simbología del tema no da lugar a equívocos en cuanto a la canción elegida para iniciar una cadena de televisión especializada en música y sobre todo en vídeos musicales. Mola mucho ese rollo cutre futurista.




viernes, 15 de noviembre de 2013

El Liebster Award y su cadena

La semana pasada nos nominaron para el Liebster Award, un premio que se otorga a blogs por otros blogs y que posibilita el contacto y la interconexión entre ellos. Nuestro mentor es Álvaro Lamela (Xeneizes), autor de Memorias de una cinta VHS, un excelente blog hermano en temática musical y que seguimos desde hace tiempo aunque no siempre con la regularidad que nos gustaría.

Lo primero que pensamos al enterarnos fue: ¡qué guay... un premio!, pero cuando leímos el post de Álvaro nos echamos a temblar... ¡Menudo currazo supone recibir el Liebster Award! En cualquier caso, estamos muy agradecidas de que nos hayas elegido y nos complace especialmente poder enmarronar a otros bloggers, que somos buenrolleras pero un poco retorcidillas ;-)

Las reglas de los 'Liebster Awards' son las siguientes:

  • Nombrar y agradecer el premio a la persona/blog que te lo concedió.
  • Responder a las 11 preguntas que te formule.
  • Conceder el premio a 11 blogs (mínimo 5 máximo 11) que te gusten y que estén empezando (menos de 100 seguidores).
  • Formular 11 preguntas para que respondan los bloggers a los que premias.
  • Visitar los blogs que han sido premiados junto con el tuyo.
  • Informar a los bloggers de su premio. 

viernes, 8 de noviembre de 2013

Panic (by Carol)

Hoy en Canciones de Buen Rollo abordamos un problema que sigue de candente actualidad: los deseos vehementes de matar al diyei, o como poco, maniatarle y amordazarle. ¿Quién no ha sentido esos instintos asesinos alguna vez? ¿Qué hacer con ellos? ¿Debería despenalizarse, o al menos considerarse como atenuante que su basura sónica esté causando daños irreparables a tu oído y arruinando tu noche?

Bien, The Smiths dieron con la solución allá por 1986. Simplemente, ahorca al DJ. Y listo.

‘Panic’ ha sido siempre una de mis canciones favoritas de The Smiths. Tiene toda la mala leche marca Morrissey, pero sin la tristeza y la melancolía que destilan gran parte de los temas de los de Manchester. Hace mucho que no la escucho por ahí, pero sí era habitual en un par de garitos que visitaba con asiduidad hace muchas, muchas noches, y era un llenapistas infalible. Berrear “hang the DJ!” con el puño en alto siempre era motivador. De hecho estuve incluso a punto de vivir un gran momento metamusical cuando la ex novia de mi ex mejor amigo fue a pedirle la canción a la "DJ residente" de un afamado club que siempre me pareció pretencioso e infecto, y ella se negó. Nos costó lo nuestro evitar que le hiciera tragar su colección de cedés. Era buena muchacha, aunque un pelín irritable…

jueves, 31 de octubre de 2013

Thriller (by Isa)

Todos los años espero con ilusión la llegada del Día de Todos los Santos, no solo porque es festivo -que también- si no porque contra todo pronóstico yo soy muy de Halloween. A ver, me explico, no soy muy amiga de las pelis de terror, sobre todo desde que a los 12 años 'Pesadilla en Elm Street 3' y su malvadísimo Freddy Kruegger me aterrorizaran de tal forma que estuve dos semanas sin pegar ojo y más de un mes con pesadillas e insomnio. Sí, aquí donde me veis soy un poco cagona. Tanta perfección no era posible :-P

Tampoco es que me apasionen los sustos sobrenaturales. La única vez que estuve en el Pasaje del Terror, me quedé paralizada del pánico y se me agarrotó el cuello por un par de días. No voy a decir la edad que tenía -tengo una dignidad, al menos en este blog- pero sí confesaré que ya era adulta.

Y os preguntáreis (y con razón) ¿pero entonces, qué es lo que le gusta a esta tarada de Halloween? Pues me gustan (y mucho) los disfraces, toda la parafernalia friki, las calabazas, las chuches del 'truco o trato y, por supuesto, la música de temática monstruosa.

viernes, 25 de octubre de 2013

Gloria (by Moriarty)


A Van Morrison se le aparece un Súcubo*, y lejos de asustarse, se lo cuenta a sus colegas e incluso presume de ello.


*Súcubo: demonio con forma de mujer de extrema belleza que seduce a jovencitos introduciéndose en sus sueños

Extraída de Doctor Ojiplático

"Chavales, todas las noche hay una tía que está buenísima, baja por la calle, sube las escaleras, llama a mi puerta, se me mete en la cama, y ¡¡¡¡LO FLIPO!!!!"

viernes, 18 de octubre de 2013

Janie Jones (by Carol)

¿A que todos tenéis una especie de lista de momentos históricos que os gustaría haber vivido? La mía es larga y cambia cada poco, pero sin duda me habría dejado cortar un brazo por estar en Manchester viendo esto:





¡Qué puta barbaridad, por favor! ¡Si parece que te está salpicando el sudor de Joe Strummer! Si todos los conciertos de The Clash fueron como éste, ellos solitos debieron generar energía suficiente como para abastecer de suministro eléctrico a todo el Reino Unido durante un mes. Desde luego, a mí este tema me pone cardíaca perdida y he entrado en una especie de loop y llevo dándole al play como 20 veces.

Incluida en su primer álbum (The Clash, 1977), ‘Janie Jones’ es, obviamente, una de mis canciones favoritas de la banda y… bueno, hacía por lo menos tres posts que no mencionaba Alta fidelidad, ¿eh? Así que diré que aparece encabezando la lista de “Las cinco mejores caras A de singles de todos los tiempos” de Rob Fleming. [Probablemente algún día recibiré una carta del representante legal de Nick Hornby reclamándome derechos de autor por el recurso abusivo a sus libros…].

viernes, 11 de octubre de 2013

Mari Pili (by Isa)


La muñeca Mari Pili, de Famosa :-)
Mañana es el Día del Pilar, nada menos que la patrona del país, y por ende Fiesta Nacional, de la Hispanidad, de la Guardia Civil y otras muchas cosas 'bellas' que al común de los españolitos trabajadores nos da más o menos igual porque lo que de verdad importa es que al ser sábado no es festivo... Porca Miseria. Nos quedamos sin el primer puente de la temporada.

Pero como este blog está dedicado al buen rollo y maldecir contra la Virgen no es de cristianos buenrolleros, vamos a dedicar el post a las Pilares, que abundan tanto en la realidad de la piel de toro (qué de mantilla me está quedando esto) como en la imaginería musical patria... No os asusteis, que no me voy a arrancar ahora por unas Jotas aragonesas.

Si hay un nombre arraigado en el Pop-Rock español no es el mío, ni el de la coautora del blog... (por más que se nos venga a la cabeza el sombrero de María Isabel de Los Payos o el Carolina de los M-Clan), si no el de Pilar, sobre todo en su versión más familiar y coloquial: Mari Pili.

viernes, 4 de octubre de 2013

Wicked Game (by Carol)

Hoy la cosa va de guaperas y atracciones fatales. Y de versiones que ¿molan más que la original? Bueno, no lo sé, pero a efectos del espíritu de este blog, el ‘Wicked Game’ de HIM es mucho más cañero que el de Chris Isaak, así que…

La cosa va también de uno de mis temas favoritos ever, fuente inagotable de inspiración para la creación de grandes y pequeñas obras maestras: el amor chunguito, modalidad masoquista. Si hacemos caso a lo que se dice por Internet, Chris Isaak compuso esta canción una noche mientras esperaba la visita de una mujer que se iba a comer su corazón con patatas. Me inquieta la vulnerabilidad de las personas, incluso de las más cerebrales, cuando se cruza en nuestro camino alguien con esa cualidad de “encantador/a de serpientes”, ese elemento perverso que nos atrae cual avión a punto de ser engullido por el Triángulo de las Bermudas. De eso habla ‘Wicked Game’, de saltar al vacío aun sabiendo de antemano que (la chica en este caso) va a destrozarte y a hacer sopa con tus pedacitos. No sé si lo hacemos porque ese momento previo al salto es tan increíble que creemos que compensará todo lo demás… o simplemente porque nuestro lado animal neutraliza el sentido común y nos hace incapaces de resistirnos.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Sweet Child O' Mine (by Isa)



A los 15 años, deshacerse del 'estigma' de niña pava y empollona era para mí un objetivo vital principal. Un 'must', como dicen ahora los modernos. No valía ser normalita. Había que tener un puntito gamberro e insolente que me eximiese del halo intelectualoide, tan mal visto en los años púberes, que suponía sacar buenas notas y que te gustase leer. En fin, era lo que había y, como siempre, nunca lo habría logrado sin la música.

En los albores de mi adolescencia tuve un fulgor  metalero que se inició con Guns n' Roses, y aunque en seguida les relegué por representantes del Thrash Metal, (que pasó a ser mi género predilecto durante una buena temporada) siempre les reconoceré su papel como incitadores de mi propio estilo personal.

Comenzaba la década de los 90, con el estallido del grunge y el renacer de un heavy metal con aire renovado auspiciado por la era dorada de la MTV, con sus videoclips y sus sesiones acústicas, los famosos MTV-Unplugged en los que se parieron temas antológicos. A mis amigas les gustaba Axl, que en aquella época era todo un sex-symbol, y aún reconociendo que sus pantalones elásticos marca-paquete causaban furor, nunca le perdoné su escasez de cuello, que le sitúa en la categoría de Fernando Alonso. Yo era más de Slash, a pesar de que no se le viera la cara. O quizá precisamente por ello. Gracias a Izzy Stradlin empecé a llamarme Izzy, aunque mis amigos jevis prefirieran llamarme 'Isilla' ;-)

viernes, 20 de septiembre de 2013

Treason! Animals (by Carol)

Es bien conocida mi debilidad por los hombres de flequillo despeinado ─cada uno tiene su perversión─ como Alex Kapranos. Aunque mi amiga Isa (no mi camarada de blog, otra) diga que tiene cara de “puagh”, y sin ser un tipo guapo en el sentido estricto de la palabra, a mí me parece tremendamente atractivo. Pero estamos aquí para hablar de música, ¿no?, así que la batallita me la reservo para el final.

Hace algunos años estaba muy entusiasmada con las bandas del nuevo brit pop (no sé si oficialmente se llama así, pero yo me entiendo), o “hooligan pop”, en especial con Kaiser Chiefs y Franz Ferdinand. El entusiasmo fue decayendo con el tiempo hasta casi desaparecer en el caso de los Kaiser, después de un último disco que ni fu ni fa y un bolo bastante cutre que dieron en Madrid hará unos tres años: tocaron una hora de reloj y se fueron; así, sin despeinarse (Isa CBR, de esto sí te acordarás tú).

El caso de Franz Ferdinand es un poco diferente. Si bien ambas bandas compartían facilidad para facturar singles brutales, los discos de KC siempre resultaban más irregulares, con un puñadito de canciones tremendas y otras rayando lo mediocre. Los de FF, sin embargo, tenían una calidad más homogénea; no saltabas impaciente de un corte a otro, sino que escuchabas el álbum de principio a fin bastante placenteramente (especialmente el tercero, Tonight, que casi diría que es mi favorito de la banda). El caso es que en estos tres años de silencio que llevaban me había olvidado prácticamente de ellos, hasta que lanzaron ese bombazo llamado ‘Right Thoughts, Right Words, Right Action’. El caso es que el disco en sí no me estaba gustando especialmente, hasta que el otro día, yendo en el autobús, algo me llamó la atención. Esa línea de bajo, esos teclados, el punteo de la guitarra... ¡Hala, cómo mola esto! ‘Treason! Animals’ me parece la joya escondida del álbum y me pongo cardíaca cada vez que escucho ese “I’m the king of the trees and animals!”. Aparte, estoy pilladísima con la letra, esa letra extraña y un poco sin sentido, que probablemente tiene algún significado oculto que desconozco (se agradecerán pistas si alguien las tiene; en ninguna entrevista de las muchas que han ofrecido últimamente he visto que hablen de ella...).

viernes, 13 de septiembre de 2013

Fever (by Isa)

El vapor empaña mi mirada, y envuelve mi visión en un halo de nebulosa mágico. Tu espalda desnuda matizada en ocre, húmeda de sudor tras el esfuerzo y sorprendentemente fría pese a la temperatura exterior. Mi piel, sublimada por las sensaciones y el deseo, el vello erizado como tras un escalofrío de fiebre. Esa fiebre.

La tenía pendiente desde hacía tiempo. 'Fever' es un elevador de morales (y de más cosas) incuestionable que me ha acompañado en mis múltiples momentos de tensión amorosa desde siempre, y leer el excelso post de mi querido Sebas Puchal sobre su intérprete más famosa -Peggy Lee- me ha animado a dedicarle el espacio que se merece entre los clásicos buenrolleros.

viernes, 6 de septiembre de 2013

Don (by Moriarty)


Descubrí este himno del buen rollo una tarde en "La Ventana", por aquellas aun escuchaba la radio, en una sección en la que intervenía, junto a la Nierga, mi adorado Ariel Rot, y mi deleznado Jaime Urrutia. Cada semana ambos seleccionaban una canción y tras su audición la comentaban en el estudio y telefónicamente los oyentes. Por allí pasó de todo (creo que hasta el "Himno de la legión", seleccionado por el "torero").

Una tarde Rot nos descubre a muchos tipos de este hemisferio la existencia de un grupo llamado "Miranda!", que si bien eran conocidos y reconocidos en el cono Sur, por aquí no les conocían nada mas que los incondicionales de Fangoria, ya que les telonearon en una gira. Y es que comparten con Alaska y su troupé ese gusto ecléctico-petardístico de unir tradición con tontería. Miranda! compartieron espacio y gira con ... PIMPINELA!!!, al igual que los de aquí lo hacen con Raphael.

viernes, 30 de agosto de 2013

Tu vuò fà l'americano (by Carol)

Hoy me he tirado un buen rato holgazaneando en la cama (ventajas de los desocupados: podemos zanganear entre semana), y eso me pone siempre de muy buen humor. El sol colándose por la ventana y yo pensando en el sueño que tuve anoche; en qué cosas tengo que hacer hoy y en qué orden; en qué voy a desayunar; en qué estarías haciendo tú en ese momento; y así, sin venir a cuento, en botellines helados en la terraza del Revuelta y en su banda sonora de petardadas y música italiana de los 50 y 60 que tanto me gusta y tantas veces he bailado en compañía de Marta, Aline, Nuria, Andrés y los demás. Anda que no nos hemos inventado mil veces la letra de ‘Tu vuò fà l'americano’ y se la hemos cantado a Jimmi a grito pelado… ¡Venga, esta entrada requiere una cerveza muy fría!

Este temazo ultraconocido de Renato Carosone, que compuso junto a Nicola Salerno en 1956, es una mezcla irresistible de swing, jazz y canzone napoletana, con una riqueza instrumental increíble. Tiene, además, una letra muy divertida, sobre un napolitano que intenta imitar el estilo de vida americano llevando gorras, bailando rock and roll, jugando al béisbol y fumando Camel, aunque cada vez que bebe whisky con soda (¡ñam!) se pone malo y encima se lo costea todo la mamma. Según Wikipedia, la intención de Carosone era burlarse de la “americanización” que experimentaba la Europa posterior a la II Guerra Mundial, nuevos usos y costumbres foráneas que contrastaban fuertemente con las tradiciones del Sur de Italia (no hablemos de España). “Quieres hacerte el americano… ¡pero naciste en Italia!”. ¡Pringao!

viernes, 23 de agosto de 2013

Ticket to Ride (by Isa)

Boleto para pasear ;-) jejejeje
Me encanta viajar. Todos los que me conocen saben que es mi actividad favorita, junto con comer y follar (hacer coincidir las tres cosas ya es el summum) y da la casualidad de que mañana mismo tengo una cita en la Terminal 4 de Barajas para hacer volar a mi culo lejos de aquí... ¡Qué felicidad!

Aunque liberador, relajante y constructivo reconozco que mi viaje no deja de ser una excursión de ida y vuelta. Lo mío es más para un 'Day Tripper' (que ya caerá), que un 'Ticket to Ride'. Nada comparado con el que acaba de emprender mi socia, a la que dedico esta canción y este post -ya os habréis percatado que tengo cierto fervor gramolero y que me motiva esto de dedicar cancioncillas a mis allegados-.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Sheena is a Punk Rocker (by Carol)

Cada vez que alguien esgrime el argumento de que el valor de la obra arte es directamente proporcional a la dificultad que entraña su creación, muere un gatito. “¿Señora con sombrilla en la playa de Cadaqués? ¡Yo aquí solo veo dos manchas! ¡Esto lo puede hacer mi sobrinico de dos años! ¡El arte moderno es un timo!”. Hombre, pues a veces sí, pero no siempre. ¿Son las latas de Campbell’s de Warhol menos valiosas (al menos artísticamente hablando) que La familia de Carlos IV? Para mí no; simplemente, no son comparables en absoluto.


Si hablamos de música, en estas discusiones yo siempre pienso en los Ramones y sus benditos tres acordes (¿o eran cuatro?). En mi modesta opinión, lo interesante del arte son las sensaciones que te provoca, que te haga sentir cosas, que se te erice el vello de la nuca, más allá de que esté o no esté primorosamente realizado. Según quién las escuche, las ‘Variaciones Goldberg’ vía Glenn Gould serán un rollo macabeo o bien una auténtica maravilla. El virtuosismo de Joe Satriani o de cualquier otro dios de la guitarra es capaz de alucinar o de aburrir hasta el infinito y más allá. Las canciones de los Ramones pueden parecerte una ful y todas iguales, o puedes empezar a pegar botes como loco y pasártelo canica con ellas. Adivinaréis que yo pertenezco al segundo grupo.

‘Sheena is a Punk Rocker’ me salvó, hace años, de morir de aburrimiento y mala leche en un bodorrio al que asistí muy a disgusto. El novio era amigo mío y una buena persona, pero se casaba con una pedazo arpía de las de libro (de hecho, y no me alegra decirlo, el tiempo nos dio la razón a todos los que opinábamos así, que éramos muchos). Afortunadamente, los amigos de ella eran majos y tenían una colección de discos bastante apañada, y en cuanto alguien pinchó esta canción la noche se empezó a poner tan divertida que al final me lo pasé hasta bien. (Sobre todo cuando los novios hicieron mutis por el foro...).

jueves, 8 de agosto de 2013

Need you tonight (by Isa)

No me gusta estar sola. Y menos por la noche. Me invade un calor sofocante mezclado con una sensación de angustia que puede devenir en alteración hormonal severa, algo que una amiga mía llama con acierto "furor uterino" o en bajonazo profundo de los de querer morirse. ¿Que le vamos a hacer? Soy un pelín desequilibrada... todos tenemos nuestras cosillas, ¿no?

Siempre que pienso en mi fragil equilibrio emocional me acuerdo de Michael Hutchence, y es que el pobre debía estar como un cencerro, la verdad. Por suerte, yo no llego a tanto, aunque siempre ambicionaré esa melenaza ondulada... porque el cuero ajustado me queda igual de bien ;-)

Hace cosa de un mes, el amigo Julián Ruiz relataba en El Mundo como fue el final de este icono del pop, ofreciendo todos los detalles de su relación con él, con Bob Geldof (el marido de la madre de su hijo -vaya tela-).  Es imposible que este tío no genere a partes iguales envidia y admiración. Ha conocido y ha tratado con todas las estrellas de la música contemporanea nacional e internacional. En el artículo, que recomiendo encarecidamente, explica como Hutchence se suicidó una noche de noviembre en la que se sentía solo y abandonado. Tenía mi edad.

viernes, 2 de agosto de 2013

Paracaídas (by Carol)

Ya lo sé; estoy repitiendo grupo, algo que no había hecho desde que me subí a la nave CBR. Es más: estoy repitiendo disco, cuando habría cientos de canciones de Los Enemigos de las que querría hablar. Perdonen ustedes, pero sucede que ‘Paracaídas’ está siendo mi banda sonora mental de las últimas semanas y no se me ocurre mejor regalo que ofreceros hoy.


‘Paracaídas’ es un temazo bárbaro sobre una de las cosas más importantes que se pueden tener en la vida, y uno de los cortes más cañeros de La cuenta atrás. Para mí siempre ha estado cargado de significado. Admito que soy una persona bastante exigente en cuestión de afectos y a veces me paso de radical, pero nada me disgusta más que la “traición” (que puede tener muy distintos niveles) por parte de gente a la que quiero. Sin embargo, tengo grandísimos amigos que han sido siempre mi paracaídas, y quisiera pensar que yo soy lo mismo para ellos.

Las últimas semanas han sido para mí un poco complicadas, con un montón de temas por resolver en los que las cuestiones prácticas se han mezclado muy mucho con las emocionales. Es precisamente en esos momentos, en los que uno está raruno o directamente jodido, cuando queda claro quién te aprecia de verdad y quién no es más que tu amiguito 128 del FuckBook. Y eso no quiere decir que te estén llamando todo el tiempo. Simplemente, te hacen saber que están.

viernes, 26 de julio de 2013

Holiday (by Manu Grooveman)

La máquinaria de CBR no se para ni en vacaciones, queridos amiguitos. Es más, tiramos la casa por la ventana y contamos con un colaborador de excepción: Mr. Manu Grooveman, melómano de pro, autor del magnífico blog sobre jazz y blues La música es mi amante y, además, fan fatal de The Kinks. Así que su colaboración en CBR no podía ser otra que ésta...

Pero no olvidemos que nuestro corazón está en Galicia :-(



"Vacaciones. ¡Qué maravilloso día hace hoy! Estoy tan feliz que me dejaré llevar para disfrutar de estas vacaciones. Sí, vacaciones. Al final del muelle, soñando que estás aquí conmigo, compartiremos juntos estas mini vacaciones. Buscaremos en el cielo los huecos entre las nubes. A veces pienso que el sol nunca va a salir. Pero mejor estar aquí que en la sucia ciudad. Tuve que dejarla porque iba a acabar conmigo".

"Holiday me salvó la vida", confesó un apasionado Juan de Pablos, la mítica voz de Radio 3, durante la última Konvención de Fans de los Kinks en España. Y no es para menos, porque una canción en concreto y los Kinks en particular pueden salvarte la vida, siempre que quieras ser rescatado, claro. El bueno de Juan la trajo a colación al recordar un verano, de los primeros que pasó en Madrid, donde gracias a la música pudo sobrevivir.

jueves, 18 de julio de 2013

Born to be wild (by Isa)

Sí, me gusta Betty Boop
Hace unos días coincidí con una marcha motera organizada por Harley-Davidson en Barcelona. Miles de motos (hasta 16.000 dicen algunas informaciones) de las de museo recorrieron las calles de la Ciudad Condal con sus dueños ataviados con su indumentaria de cuero, sus cadenas y sus botas bajo un sol de justicia... con esa imagen en la retina era difícil no reproducir mentalmente esta canción.

'Born to be wild' es la sintonía motera por excelencia. Un tema rudo de rock estridente y enérgico al que se le atribuye el origen de Heavy Metal (aunque el puesto está reñido con otras canciones como el You Really Got me de The Kinks, que ya tuvo su lugar en este blog). Es, además, el tema principal de la banda sonora de 'Easy Rider', una película de culto asociada a la contracultura de los sesenta y germen del cine independiente estadounidense.

'Easy Rider' es una road movie de 1969 dirigida por Dennis Hopper y protagonizada por Peter Fonda, Jack Nicholson y el propio Hopper. La peli cayó en mis manos hace algunos años, por mi cumple de los 27, en honor al que durante mis felices años veinte fue mi nick en internet: Izzy Rider. Hay es ná ;-)

viernes, 12 de julio de 2013

Steal My Kisses (by Moriarty)


¿A quién no le ha pasado algo parecido? (a ambos lados de la película): Esta es la historia de uno que se queda colgado de una chica después de una tarde/verano/finde/madrugada, y parece que a la morena en cuestión también le ha dado buena impresión. Le ha dado su número, con la promesa de alargar el rato aquel en otro momento.

Con la idea de volver a verla va trazando un plan, ya que ella vive en el quinto pino, muy lejos de donde está él. Y se guarda el finde, y va viendo como se desarrollará todo, y en su mente va imaginándose lo guay que va a ser. Viaja Five Hundred Miles, y andaría 500 more, para encontrarse con ese recuerdo.


Cuando llega al sitio en cuestión resulta que no hay nadie esperándole, y supone que algo gravísimo ha pasado (¿ha habido un terremoto?,  ¿se le ha muerto el perro?, ¿se ha puesto mala?...), bueno no vamos a alarmarnos, (a lo mejor ha pillado tráfico, se han retrasado en la peluquería o ha tenido que salir tarde del curro), el caso es que llama por teléfono y se lo coge un chavalote (su compañero de piso) que le dice que su "chica" estará allí en 2 ó 3 horas y que te vayas para allá a esperarla.

viernes, 5 de julio de 2013

This is Love (by Carol)

Me pido ser PJ Harvey en una de mis reencarnaciones futuras. En concreto, y ya puestas a pedir, PJ Harvey en el momento en que compuso ‘This is Love’.

Se supone que Stories From the City, Stories From the Sea (Island Records, 2000) no es ni de lejos el mejor disco de Polly Jean. De hecho, fue un tanto vapuleado por la crítica más purista, porque es algo así como su trabajo “comercial”, o el menos crudo y más "complaciente" en cuanto a sonido. Puede que sea así, pero qué queréis que os diga: no tengo nada malo que decir de un álbum impecable desde el primer corte hasta el último y que contiene una barbaridad como ‘This is Love’.

Hace unos 10 años viajé a Dublín por primera vez. Aunque fue por motivos de trabajo, tuve casi un día entero para visitar la ciudad, tiempo suficiente para entusiasmarme con ella, tomarme dos o tres pintas de Guiness y regresar al hotel para el copeo de bienvenida del sarao por el cual estaba allí. Cuando subí a mi cuarto estaba un tanto embriagada por la belleza del lugar, la hospitalidad irlandesa… y por todo lo demás. En fin, que me encontraba en ese estado perfecto en el que tu mente, aunque ligeramente “acolchada”, está abierta para recibir la visita de las Musas y que te dicten al oído La-Gran-Novela-de-tu-Generación.

Yo no les di tiempo a aparecer, porque encendí la tele (como por entonces mi inglés era mucho más deficiente que ahora, puse la MTV, que era el único canal en el que no hablaban “raro”). Sin embargo, me encontré con otra forma de Revelación. Ahí estaba la Harvey, con esa increíble versión del traje de Elvis en Las Vegas, sobre un fondo blanco, sin más artillería que su guitarra, su voz y su lapiz de labios rojo. Me quedé mirando a la pantalla totalmente ojiplática. Yo, que no era ni mucho menos ultrafán de PJ y que milito en la causa hetero (al menos de momento), me quedé flipada con ese riff de guitarra, con la fuerza que ella transmitía, y me pareció la tía más sexy del mundo, y pensé que nunca antes había escuchado a ninguna mujer cantar de esa manera sobre el amor y el deseo. A la mierda las complicaciones de la vida, a la mierda el miedo; lo único que quiero es tocarte y contemplarte desnudo, y con eso me basta:

I can't believe life's so complex
When I just wanna' sit here and watch you undress


Esa sensación no se tiene muchas veces en la vida. Al menos, no yo. Y cuando pasa… pasa exactamente como ella dice.

Por alguna extraña razón, la mayor parte de los vídeos colgados en Internet están cortados al final, y precisamente el cierre de esta canción es otra de las cosas que la hacen increíble, así que me ha costado un rato encontrar el bueno. No hay muchos temas que sean redondos en el sentido literal de la palabra, construidos de manera que su inicio y fin rocen la perfección. Éste lo es. [Y éste también, aunque no venga a cuento, pero siempre es un buen momento para recordar a The Smiths].


PJ Harvey — This Is Love from Vitaliy Siroshtan on Vimeo.

Sólo puedo suscribir las palabras del periodista que la entrevista para GQ: “Cualquier persona lo bastante insensata como para requerir pruebas de que PJ Harvey es la diosa del rock por excelencia de los últimos 20 años, sólo tiene que ver el vídeo de su himno ‘This Is Love’ ".

Otra cosa que amo en PJ es el poso de oscuridad y cierta desesperación que siempre hay en sus canciones, incluida ésta, aunque sea una celebración del enamoramiento bestial. O como en esta otra maravilla compuesta mano a mano con John Parish. Pelos de punta, no os digo más nada.




¡Feliz y hedonista fin de semana del Orgullo, lo celebréis o no!

viernes, 28 de junio de 2013

Tainted Love (by Isa)



El miércoles las buenrolleras fuimos al cine. Nos metimos en los Renoir a ver la que se supone que es la comedia británica definitiva: Turistas (Sightseers). Estábamos predispuestas a la risa y las dos somos lo suficientemente ácidas como para poder disfrutar del humor macabro de calidad. La cosa prometía y no empezó nada mal. ¿Qué digo? Empezó de la mejor manera posible con uno de esos temazos que te ponen las pilas anticipando la acción: 'Tainted Love' acompañando las primeras escenas de la peli, como también hace el trailer (Atención: spoilers)


Pues tal y como auguraba la canción, la historia no estuvo a la altura de las expectativas iniciales y se acabó desinflando al final, y es que, pese a algunos momentos hilarantes, termina regodeándose en un humor más cercano a las barrabasadas de Jerry a Tom que a la comedia negra... A la postre la peli resultó estar un poco tainted. Eso sí, me dejó con la canción en la cabeza, así que no hay mal que por bien no venga...

Yo descubrí 'Tainted Love' de la mano de Soft Cell, como supongo que les pasaría a los de mi generación; y es que aunque los británicos se limitaron a hacer una versión a sintetizador, más lenta y en clave de Sol para adaptarse a la voz grave de Marc Almond, fueron los que popularizaron este tema, su tema, el más famoso de su carrera... todo un one-hit-wonder de estos que tanto me molan a mí. El single más vendido de Reino Unido en 1981, que subió como la espuma tras la actuación del dúo en el mítico Top of the Pops (habitual en nuestros post y en nuestros pensamientos).



Hay que reconocer que los chavales no son muy bellos... pero no sé si me dan más grimilla con su pinta de tecnopop oscuro ochentero o de romanos pederastas y amanerados como salen en el videoclip (casi tan bizarro como la peli que me ha traído aquí).


La versión original compuesta por Ed Cobb, miembro del grupo americano The Four Preps, fue grabada por primera vez por Gloria Jones en 1965. La cantante afroamericana es famosa por dos hitos, por este tema y por ser la novia de Marc Bolan, líder de T-Rex y conducir el Mini en el que se mató el cantante en 1977. Eso sí que fue un final Tainted Love.

Ha habido múltiples versiones de este tema, pero una de las más reconocidas es la reciente (de 2001) realizada por Marilyn Manson, un tipo desagradable donde los haya. Me niego a subir su vídeo porque me parece la antítesis del buenrollismo, y porque su parafernalia gótica y su pseudo sentido música me dan dolor de tripa...

Prefiero desearos buen finde al estilo de la Motown, con el amor chungo más humano, el menos friki, el que todos hemos sentido alguna vez, ese en el que el Pepito Grillo interior nos pide huir y el bajo vientre nos traiciona dejándonos a la merced de ese amante cruel que nos hace daño: "Don't touch me please... I can't stand the way you tease"


viernes, 21 de junio de 2013

The Girl Can’t Help It (by Carol)

Escribo esta entrada en un día un poco triste. Tony Soprano ya nunca volverá al Bada Bing!, y tengo en la cabeza a varios amigos que lo están pasando mal por diversas circunstancias. Había previsto otra canción, pero creo que hoy necesitamos algo muy cañero para espantar la tristeza y la mala suerte. Así que vamos a meternos un pildorazo de Little Richard, que nunca falla.

De entre todos los dioses del Rock and Roll primigenio, Richard Wayne Penniman es uno de mis favoritos. Salvaje, provocador, divertido, estrafalario; gay (aunque luego renegara de su condición), negro y pobre en los Estates de los años 50; expulsado de la casa familiar por su muy religioso padre –que, por otra parte, era destilador ilegal de whisky-, para quien el comportamiento del chaval era inaceptable... De este figura sólo podían nacer temas tremendísimos como ‘Good Golly Miss Molly’, ‘Lucille’, el celebérrimo ‘Tutti Frutti’ (sin bromas: me acabo de enterar de que cuando aúlla “Auanbabuluba-balambabu”, lo que está diciendo es “A Whop Bop a Lua, a Whop Bam Boom”. ¡Vengaaa, que vosotros tampoco lo sabíais!), o el que hoy nos ocupa, ‘The Girl Can’t Help It’. ¡Suban los altavoces, que nos vamos!






Compuesta por Bobby Troup en 1956, ‘The Girl Can’t Help It’ formaba parte de la banda sonora de la película homónima protagonizada por la atómica Jayne Mansfield y por Tom Ewell, que daba muy bien el tipo de bobalicón rodeado de pibones.





Ya veis que la Mansfield lograba que hasta el hielo se derritiera a su paso y que los hombres perdieran la cabeza, tal y como se dice en la canción… aunque personalmente me parece un poco vulgar en relación a otras bellezas del momento, como Marilyn o la Loren; no digamos ya si la comparamos con la clase de Lauren Bacall… Bueno, supongo que aquí habrá muchos/as que no estén de acuerdo: espero vuestros comentarios.

Como este corte nunca lo suelen incluir en esos recopilatorios de grandes jitazos del R’N’R, que significaron mis primeros escarceos con Little Richard, sólo lo conocí cuando vi esa maravilla trash llamada Pink Flamingos. De la primera vez en realidad no me acuerdo, porque era muy chiquilina y probablemente no entendí gran cosa. El segundo visionado, sin embargo, fue hace un par de años en pantalla grande: ¡lujo asiático! Además de partirme la caja, salí fascinada por la peli y sin poderme quitar la canción de la cabeza en una semana. ¡No me digáis que Divine no mola más que la Mansfield, por favor!





Little Richard ha inspirado a tantos músicos (en un alarde de modestia él mismo se autodenominó “el arquitecto del Rock and Roll”) que no es de extrañar que existan innumerables versiones de ‘The girl…' de bandas de tanto relumbrón como The Animals, Led Zeppelin, Babes in Toyland, mi admirado Mick Ronson o The Flamin’ Groovies. De todas, ésta es mi versión favorita. Ahí os la dejo. Consejo CBR para el fin de semana: ¡cuidaos de las mujeres y los hombres de rompe y rasga, que tienen mucho peligro! Luego no digáis que no os lo advertí.





viernes, 14 de junio de 2013

Twiggy-Twiggy (by Moriarty)


Este blog le debía un hueco al gran grupo artífice de la CBR protagonista de hoy, y el destino ha querido que sea el debut de un nuevo colaborador: Moriarty, frikazo, ecléctico, ramoniano pero no talibán, 'be water' y autor de Las Mil Vidas, un blog vital en el que cabe cualquier cosa, desde recetas de cocina a física cuántica, y que por supuesto os recomendamos visitar. Os dejamos con Moriarty:

Ya sabemos que cuando a los japoneses les da por algo, se trastornan y focalizan. ¿Que es el flamenco?, pues se vienen a Triana y se dedica su existencia a aprender los palos mas arcaicos y puros. ¿Que es el rockabilly?, pues se van a Memphis a peregrinar por los estudios Sun Records (como en la maravillosísima peli de Jarmush). ¿Que son muñecas góticas del siglo XIX? pues vestidos así hasta en la playa...



A los chicos de Pizzicato Five (Maki Nomiya y Yasuharu Konishi) les dio por el Sesentismo, estética "Ivy League", Mancini, James Bond, Mary Quant, el viejo Playboy, Los Vengadores (los británicos), Barbarella, la Bossa-nova, Audrey Hepburn y Twiggy. No es mala mezcla para obsesionarse.

Precisamente la canción de hoy esta dedicada a ese palo de escoba con pestañas postizas y vestidito corto, llamada Lesley Lawson, pero conocida en el mundo entero como Twiggy. Esta cosa flaca se convirtó a mitad de los sesenta en la primera supermodelo de la historia, y por lo tanto, referente (peligroso desde mi punto de vista) para generaciones futuras.

La primera vez que oí a los Pizzicato Five fue una tarde en casa de mi amigo Marcos, cuyos gustos eclécticos nunca dejarán de sorprenderme, ya que podía ser fan de los Napalm Death y de estos japos con igual pasión, pasando por Beatles, NoFX, Bad Religion, o incluso Pedro Ruiz.

A mí personalmente me gustan más los primeros discos, antes de parecerse tanto a Dee-lite. La pena para ellos es que aparecieron hace 20 años; si salieran ahora, habría hordas de hispsters gafapastosos felices de escuchar a un grupo japonés que hace jazz-ambiental-pop-acid-bossanova.


Gran vídeo, gran coreografia y gran performance. ¡Disfrutad como os merecéis de esta canción de Muy Buen Rollo: 'Twiggy Twiggy'.


viernes, 7 de junio de 2013

Where have all the good times gone? (by Isa)

Escuchar una y otra vez aquello de 'ya estás en la edad de Cristo' es jodido. Mucho.  A mí me marcó llegar a los 33, edad que ya he superado, aunque mi grácil figura y mi cara de adolescente se empeñen en desmentirlo :-)

Esta fecha es un hito en la vida a caballo entre la bofetada en la jeta y la cachetada en el culo, una llamada de atención para decirte: "amiga, estás entrando de lleno en la madurez, así que espabila que aún te queda lo mejor". Desde entonces he puesto un empeño especial en espabilarme. En estos últimos años he hecho de todo: casarme, tener un hijo, separarme, enamorarme, cambiar de trabajo y de profesión, irme a vivir con mi enamorao, empezar este blog... he hecho más cosas en este corto período de mi vida que en los 33 años anteriores.

Ahora le toca el turno de pasar la barrera del sonido y del tiempo a una de las personas más importantes de mi entorno, y por lo que puedo observar en la evolución de su trayectoria lo que se le avecina resulta tan seductor o más que lo que anterior, y tan vertiginoso e intenso que no le va a dar tiempo a echar de menos "los tiempos mejores", ni siquiera a un amante de la nostalgia como él.

Así pues, como viene siendo tradición en estas fechas y por tercera vez consecutiva, la CBR para homenajear al nostálgico maduro es de The Kinks, su grupo de cabecera y una excelente fuente de temas a la que acudir ante cualquier circunstancia vital. Acuñando al susodicho: "hay una canción de los Kinks para cada momento", y a este momento le viene que ni pintada esta: 'Where have all the good times gone?'.

Se trata de un tema compuesto por el emblemático líder del grupo de rock británico, Mr. Ray Davies, quien alcanzará los libinidosos 69 años este mismo mes ;-) Va de cumpleaños la cosa. La canción fue cara B de "Till the End of the Day,"y estaba incluída en su álbum del 65, The Kink Kontroversy, cuyo título se mofaba de la reputación que había adquirido la banda el año previo con peleas sobre el escenario y movidas durante sus conciertos europeos y que supusieron la prohibición de actuar en USA y el consiguiente retraso en la publicación del LP, que no llegó a los Estates hasta 1966. He aquí la versión primigenia y original:


Pese a lo que pueda parecer por el título, 'Where have all the good times gone?' no es una canción de cariz morriñero, al revés, es una oda vitalista que reivindica el carpe diem o eso de "cualquier tiempo pasado fue peor" con estrofas tan directas como esta:

"Well, yesterday was such an easy game for you to play
But let's face it: things are so much easier today
Guess you need some bringing down
And get your feet back on the ground"

Lo que os digo, a medio camino entre la bofetada en la jeta y la cachetada en el culo... Por supuesto, la primera vez que la escuché fue gracias a mi mentor kink, el homenajeado, y desde entonces es una de mis canciones predilectas de los Davies and co. Volvió a mí hace muy poco en formato anuncio (como suele ser habitual), pero ¡¡qué anuncio!! uno de los mejores de Ikea, esos grandes de la publicidad:



¿No me digáis que no es una genialidad? :-) 

Como muchas de las creaciones de la banda de rock británica, 'Where have all the good times gone?' ha sido versionada por divinos y profanos. Entre los profanos está Van Halen y lo que hizo para su álbum Diver Down, que no voy a subir por temor a las represalias del homenajeado, pero que podéis escuchar aquí, y entre los divinos está el gran Bowie, que en 1973 se marcó esta cover del tema para su album Pin Ups, una delicia del rock glam:


Por si fuera poco, el destino ha querido que coincidiendo con el 33 cumpleaños del sr. Grooveman, se celebre este sábado en Madrid la II Konvención Kinks España, una jornada con tres eventos que culminará con un final de fiesta en El Intruso. Allí estaremos junto al resto de kinkies supurando rock del bueno por todos los poros de la piel, porque como dice Lino Portela en la Rolling Stones: "Ser de los Kinks es como ser de Betis..." y ya se sabe: 'mal que pierda':

¡Feliz cumpleaños kinky, Manu!

viernes, 31 de mayo de 2013

Debaser (by Carol)

¿Que qué hago yo aquí? Pues sí, esta semana tocaba post de Isa, pero por razones diversas resulta que me he colado y tendréis que conformaros conmigo otra vez.

En compensación, os traigo un temazo que os va a poner cardiacos perdidos y en modo fin-de-semana-salvaje. Al menos conmigo funciona. ¡Cuánta suela habré gastado yo pegando botes con ‘Debaser’, madre mía! ¡Y cuántos tímpanos rotos con mis berridos!

Ésta es una de esas canciones que debería escucharse siempre con una calidad de sonido óptima, a un volumen considerable y en un garito amplio y sin aglomeraciones, para poder desmelenarse como la ocasión merece. Ninguna de estas condiciones se dan en mi pisisito, por desgracia, pero aun así entro en trance cada vez que la escucho. En realidad, cada vez que pongo Doolittle, uno de los álbumes fundamentales del rock de los 90 (1989, para ser precisos), con temas brutales desde el primero hasta el último, y mi favorito de Pixies. Además [aviso: momento fetichista freak vacilón] lo tengo en flamante vinilo, que compré a un precio más que razonable en ese Edén llamado Criminal Records. Me topé con la tienda en un viaje de trabajo a Atlanta, paseando por el barrio más chulo de la ciudad -Little Five Points, que visité por recomendación de mi gran amigo Andrés, quien siempre sabe dónde encontrar los mejores antros rockeros y baretos de viejales en todas las ciudades del mundo-, y me faltó nada y menos para encadenarme a la puerta y pedir asilo político. Mis sufridas compañeras casi tuvieron que sacarme a rastras del local ante la perplejidad de los dependientes.

Los fans de Pixies sabréis que ‘Debaser’ está inspirada en la peli Un perro andaluz, como resulta evidente en la frase “slicing up eyeballs”, en referencia a la turbadora escena de la navaja seccionando el ojo de una chica. Se conoce que Black Francis estaba flipado con esta obra maestra del surrealismo fílmico, de tal forma que el tema es una especie de declaración de rendida admiración. “Cuando crezca quiero ser un debaser”; traduciendo libremente, un perversor de las normas artísticas como el genio Buñuel y el genio Dalí. Y podemos decir que, a su manera, así fue.

Francis, que había estudiado algo de español durante una estancia en Puerto Rico, introdujo en la letra en inglés ciertos términos en, digamos, francospanglish inventado (“I am un chien Andalusia”) de una manera muy divertida, al modo de The Clash en 'Spanish Bombs' o 'Should I Stay or Should I Go'. A mí me emociona bastante que bandas tan increíbles se inspiraran en la cultura española para crear canciones memorables como éstas. Tan buen gusto artístico ya dice mucho a su favor, creo yo. Lamento muchísimo no haberles visto nunca en directo, y aunque pudiera hacerlo en una de sus resurrecciones, con un Francis más parecido a King África que otra cosa y peleado a muerte con Kim Deal, seguro que no es lo mismo (¡y aun así iría con los ojos cerrados si tuviera la oportunidad!).

He encontrado por ahí una versión absolutamente infame de unos tipejos llamados Rogue Wave -ni los conozco ni quiero-, que no os voy ni a poner para que no malgastéis vuestro tiempo. Mejor empleadlo en escuchar el tremendísimo bajo de la fantástica Kim, los berridos de Francis y los guitarrazos de Joey Santiago. ¡Os deseo que este finde encontréis a un pincha apañado que salve vuestra vida y os ponga ‘Debaser’ a volumen atronador!... y sin garrafón. ¡Buena suerte!


viernes, 24 de mayo de 2013

It’s My Party (by Carol)

Hace un par de semanas acompañé a una amiga y a su hijita de cuatro años a una librería. La niña estuvo un buen rato hojeando varios volúmenes y de pronto llamó su atención uno de princesas de Disney (Cenicienta, Blancanieves y otras de esa banda). Ya imaginaréis que todas las historias acababan con el príncipe pidiéndole la mano y comiendo perdices y blablablá. Como viejuna rancia y gruñona que soy, le dije a mi pequeña amiguita que el cuento me parecía muy aburrido y muy cursi. Y como es listísima, finalmente eligió uno muy molón de una cerdita llamada Peppa Pig. Estas cosas hay que frenarlas a tiempo, que se empieza por Cenicienta y se termina leyendo las obras completas de Barbara Cartland y Marian Keyes… (con todos mis respetos para las lectoras de ambas y, por supuesto, para Cenicienta).

Entre que nos han contado siempre los cuentos equivocados y que, como dice San Nick Hornby en Alta Fidelidad (qué pesada soy con este libro), la música pop nos ha hecho creer que el amor verdadero existe, nuestra vida sentimental adulta suele discurrir por los derroteros del desastre. Y esto es lo que le pasa a la protagonista de ‘It’s my Party’ (1963), que se nos queda compuesta y sin novio en su propia fiesta de cumpleaños.

Al margen del mensaje romanticón y llorica, me divierte muchísimo esta canción tan cándidamente sixties, como solían ser casi todas las de grupos de chicas de la época. Básicamente, nuestra sufrida heroína presencia cómo su novio, Johnny, le pone unos cuernacos tamaño XXL con una tal Judy (¡y encima le regala un anillo!) delante de sus morros, y se pasa la fiesta llorando como una magdalena. Si ésta fuera una canción de una banda de Riot Grrrls, la chica le habría metido el anillo a Johnny por ese orificio que estáis imaginando. Pero ella es Lesley Gore y no tenía una actitud precisamente punki, como podemos deducir de sus canciones y del traje de numeraria del Opus Dei que luce para la ocasión en este vídeo. Pasados los años, Gore reconoció públicamente que era lesbiana y que donde decía Johnny debía decir Shirley o Annie o Mary. Lo cual, bien pensado, es algo bastante punki y valiente dadas sus circunstancias. En todo caso, cuando grabó este jitazo, aún faltaba mucho tiempo para eso.



Pero la cosa no quedó ahí. En el tema ‘Judy’s turn to cry’, la prota tiene su momento de triunfo: Johnny planta a Judy y vuelve a ella con el rabo entre las piernas. Personalmente creo que la canción habría mejorado mucho si terminara con Lesley Gore vengándose de verdad; es decir, mandando al impresentable éste a tomar vientos a Parla, pero bueno…



Aunque fue originalmente grabada por Helen Shapiro, la versión de Gore fue la que alcanzó el reconocimiento mundial. Primer éxito del productor Quincy Jones, ‘It’s my Party’ se disparó a los primeros puestos de las listas de Estados Unidos y Reino Unido. Realmente, aunque grabó varios discos más, éste fue su mayor jitazo y, honestamente, el único que yo conozco.

Hay un montón de versiones por parte de músicos de diverso pelaje, entre ellos Amy Winehouse y Bryan Ferry (no muy interesantes ninguna de las dos, la verdad) o incluso los Sigue Sigue Sputnik, que se curraron una irreconocible y marciana adaptación titulada ‘It’s my Planet’. Aparece, además, en una grandiosa escena de ese clásico de las sobremesas de fin de semana con el que mi hermana y yo nos hemos partido la caja muchas veces, Este chico es un demonio (¡no todas las referencias han de ser de pelis de culto, oigan!). El maligno pero en el fondo tierno Junior se venga, con toda la razón, de una insoportable y pijísima vecina que le mira por encima del hombro. Ahí os lo dejo. ¡Hagan muchas maldades este fin de semana!