jueves, 20 de diciembre de 2012

It's the End of the World As We Know it (and I feel fine) (by Isa)

Mañana se acaba el mundo (o eso dicen los Mayas) y yo aquí como si tal cosa... La verdad es que no tengo ningún interés en dar por finiquitada mi existencia ni la del resto de mis congéneres, ya que en definitiva creo que la vida me da más satisfacciones que berrinches, pero tampoco pasaría nada su hubiese algún cambio drástico a nivel global... y de eso precisamente va la canción que he elegido para la ocasión:  'It's the End of the World As We Know it (and I feel fine)'. Uno de mis temas favoritos de R.E.M.

El tema fue publicado originalmente en el disco 'Document' en el 1987 aunque está basado en una versión previa bastante similar con el título de 'PSA' (Public Service Announcement), que no llegó a editarse hasta hacerlo posteriormente con el nombre de 'Bad day' en el recopilatorio 'And I feel fine... The Best of the I.R.S Years 1982--1987' distribuido en 2006. En cualquier caso, su influencia más notable hay que buscarla en Bob Dylan, ya que como reconoció guitarrista del grupo, Peter Buck, en una  entrevista en Guitar World está en la línea de "Subterranean Homesick Blues, de Dylan

Según el líder de R.E.M, Michael Stipe el origen de la canción es onírico, pues según ha contado en alguna ocasión, escribió la canción después de soñar que estaba en una fiesta de cumpleaños donde todos los invitados tenían las iniciales L.B  (razón de que en unos de los versos de la letra se mencione a Leonard Bernstein, Leonid Brézhnev, Lenny Bruce y Lester Bangs)...

Y es que la letra es de estas rarunas donde las haya. No en vano, tras el atentado del 11 de Septiembre en Estados Unidos, el tema fue incluido en la polémica lista de 165 canciones con 'letras cuestionables'. Al margen del estribillo-título "it's the end of the world as we know it", el resto de a composición consiste en un glosario de términos aparentemente deslabazados e inconexos, que en cambio -y habiendo pasado 25 años desde que se compuso- sorprende por su naturaleza descriptiva de la sociedad actual, globalizada, estresada, vertiginosa... como el ritmo de la melodía, veloz, que le imprime una carácter muy especial.





Aquí os dejo el vídeo, protagonizado por un joven skater y dirigido por James Herbert, realizador de varios de los vídeos de la banda de rock americana, en la última etapa de los 80'... Aunque el tema se ha ido haciendo popular y ha sido protagonista de varias películas y series que probablemente plasmen en imágenes más adecuadamente la esencia del tema.

De todas las versiones del tema, yo me quedo con la de Homer Simpson ;-) En el capítulo Homer the Moe de la serie de TV Los Simpson, en el que los miembros del grupo aparecen como invitados especiales. Homer canta su propia versión de la canción diciendo "Leonard what-his-name, Herman Munster motorcade, Birthday party Cheetos, pogo sticks and lemonade, Symbiotic stupid jerk, that's right Flanders, I am talking about you" (Leonardo Como-Siga, caravana de Herman Munster, cheetos de fiesta de cumpleaños, palo de saltar y limonada, estúpido idiota, eso es Flanders, estoy hablando de ti). Aunque con calidad deplorable aquí os dejo el trocito:


Ea, pues lo dicho... que tengáis un fin del mundo buenrollero ;-)

viernes, 14 de diciembre de 2012

Friday on my Mind (by Carol)

En alguna parte del ático de mi casa familiar (claro, en mi pisisito no existe tal cosa; es más, todo él es como el ático) anda una caja enorme llena de casetes, que me llevé para allá en una de mis mudanzas. Hay algunas originales, pero sobre todo grabadas; eran esos tiempos en los que un amigo se compraba un disco y nos lo grababa al resto. Por aquel entonces, como recordaréis los más viejos del lugar, eso no era ilegal.

Dentro de esa caja está gran parte de mi educación musical. Hay algunas cintas grabadas por mí misma, con la portada del disco original fotocopiada (que yo me lo tomaba muy en serio). También hay regalos: mi primera vez con los Smiths, por ejemplo, en una TDK con la esmerada caligrafía de mi buen amigo Luis Chelsea. O la de mi primer "novio" oficial (que ni tenía tan buena letra ni era tan buena gente, hay que decirlo) con grandes éxitos de R’N’R clásico. En esos momentos, ésa parecía una buena razón para enamorarte de alguien. Más tarde descubrí que tener buen gusto musical no quita para que seas un cretino.

Y, por fin, dentro de esa “máquina del tiempo” hay una cinta grabada de otra cinta (y por tanto con sonido de dudosa calidad, aunque eso no importaba demasiado) que me había prestado un compañero de instituto, titulada "Rock Glorioso y Otras Variedades". En esa recopilación descubrí a dos bandas importantísimas (venía 'In the City', mi primer contacto con The Jam, y el 'Psycho' de The Sonics), además de una canción que me pareció alucinante desde los primeros acordes: 'Friday on my Mind'. Esa mezcla de sonido “beatle” con pizca de psicodelia me tenía hipnotizada y me pasaba la vida dándole al botón REV de la minicadena para escucharla una y otra vez. Lo cierto es que nunca me ha dado por seguir la discografía de The Easybeats, como sí ocurrió con los otros dos grupos citados, pero aún hoy me sigue pareciendo uno de los temas más increíbles que he escuchado en mi vida.

Quizás a algunos no os diga mucho el nombre de los Easybeats, pero sí os sonarán más los de Harry Vanda (guitarrista) y George Young (guitarra rítmica y teclados). Principales compositores del grupo, están también tras las composiciones y la producción de dos bandas tan dispares como Los Bravos (suyo es el 'Bring a Little Lovin’, un rompepistas del que hablaremos en otra ocasión) y… AC/DC (George es el hermanito de Angus y Malcolm).

'Friday on my Mind' fue el mayor jitazo de estos australianos, con el que asaltaron en 1966 las listas de éxitos no sólo de su país de adopción, sino también de Reino Unido, USA y Holanda, entre otros. La ha versionado un montón de gente, como Bowie en su Pin Ups o The Shadows. Ésta me parece directamente un espanto, y la de Bowie tampoco me resulta especialmente inspirada, la verdad. Creo que el original roza la perfección absoluta. Tiene el punto justo de frescura, de rabia, de luminosidad y de sombras, una música endiablada para bailar… y claro, ¡esa letra! Muchos años antes de que The Cure nos regalaran esa maravilla llamada 'Friday I’m in Love', estos chavales ya hablaban del horror de enfrentarte a una gris semana laboral sin ningún aliciente, trabajando para un jefe infame, con el único deseo de que llegue el viernes para hacer las cosas que de verdad te importan en la vida, ver a tu chica y salir a bailar. Por supuesto, no todos los trabajos ni todos los jefes apestan, y bueno, hoy en día mucha gente ni siquiera tiene de eso… pero seguro que todos conocéis la sensación de madrugar el lunes y desear cerrar los ojos y que sea ya viernes.

Dado que cuando pinchan esta canción en algún garito me veo empujada a bailarla como si estuviera poseída, me ha resultado ciertamente chocante ver en este vídeo a parte del público ¡bailando agarraos! (atentos hacia el minuto 2:14). Y eso con un Stevie Wright en el escenario que también parecía tener un ataque epiléptico…

¡Disfrutad del viernes, el día en que todo es posible!


miércoles, 5 de diciembre de 2012

¡Chas! y aparezco a tu lado (by Isa)

Como por arte de magia este miércoles se ha convertido en viernes... ha hecho 'Chas' y ha aparecido a nuestro lado :-) No me digáis que no es un subidón... y como ya iba tocando algo de buen rollo español me he acordado de este temita tierno y ñoño de la que ahora resulta ser la reina del indie malasañero... lo que son las cosas.

Christina Rosenvinge es el mito sexual adolescente de muchos de mis amigos... y lo cierto es que la cantante de ascendencia danesa (lo que explica su apellido de dificil pronunciación) se conserva en fantástico buen estado a sus 48 castañas. Pálida, grácil, dulce, delicada y de voz susurrante y suave tiene ese matiz de femme fatale que la hace irresistible para el género masculino.

En cualquier caso, debo admitir que no conozco mucho las composiciones de la etapa más madura de Rosenvinge, que probablemente sea la más compleja y digna de mención, y que esta canción que fue su primer éxito no es representativo de su obra posterior... puede que hasta la repudie, pero es de la que se me ha metido en la cabeza... Clara señal de que mis neuronas necesitan vacaciones antes de desintegrarse.

'¡Chas! y aparezco a tu lado' es la canción más emblemática de la formación Álex y Christina, pop tontuno que causó furor en 1987, cuando se lanzó... Mi hermanita pequeña tenía entonces 5 años, y es muy probable que ella no recuerde como cantaba y bailaba la cancioncilla en cuestión, pero yo no puedo evitar acordarme de ella cada vez que la escucho. Hoy es su cumple, así que va por ella.


Por favor, no dejéis de apreciar con pavor la estética ochentera de esta Rosenvinge adolescente y el resto del personal, si es que vuestras retinas resisten sin desprenderse ante tal horterismo.

¡Hala! perdónenme la moñada y que ustedes puenteen bien :-)