martes, 24 de julio de 2012

Le temps de l'amour (por Carol)

Una de las cosas que más me impactaron cuando llegué aquí fue el Madrid Rock de Gran Vía. Para los que no lo han conocido, estaba justo donde hoy se alza un establecimiento –otro más- de esa popular cadena textil que todos sabemos, en una calle que ha ido perdiendo paulatinamente todos los rasgos de identidad que la hacían peculiar, hasta mimetizarse con cualquier avenida principal de cualquier otra gran ciudad del mundo. Probablemente era el mayor establecimiento dedicado a la venta de discos en España. Luego descubrí otras tiendas menos imponentes pero más especializadas e interesantes, pero en ese momento, viniendo de una pequeña localidad donde el acceso a un determinado tipo de música no era fácil, y con un poco más de dinero en el bolsillo de lo habitual, entré y perdí la cabeza totalmente. No me acuerdo de todo lo que compré, pero sí de una casete de The Small Faces y otra de Françoise Hardy, un grandes éxitos con una portada bastante feaca, por cierto.

Retrocedamos aún más en el tiempo. Conocí a la Hardy gracias a ese hombre nunca suficientemente ponderado llamado Juan de Pablos y a su adorable Flor de Pasión, que resiste orgulloso en la parrilla de Radio 3 pese a los desconsiderados y continuos vaivenes en su franja de emisión. Con lo que ha hecho Juan de Pablos por la educación musical de varias generaciones de este país, ya tendría que tener una calle con su nombre como mínimo.

Con debilidad evidente por las cantantes francesas de los 60, Françoise sonaba asiduamente en el programa, junto a otras coetáneas como France Gall o Sylvie Vartan. Pero ella era distinta. Tenía un estilo mucho más interesante, una belleza más natural y menos cándida. Y lo más importante, componía sus propias canciones, algo poco común en la época. Vamos, que no se puede tener más clase que la Hardy. Después de soltar este rollo… voy y elijo un tema que no es suyo, pero tengo buenas razones, ya veréis. Le temps de l’amour fue compuesta en 1965 por Andre Salvet y el cantante y actor Jacques Dutronc, quien se convertiría en su marido posteriormente. Esta preciosa canción tiene una intro absolutamente magistral y una letra que parece sencilla, pero describe toda la complejidad, la efervescencia y la tristeza que encierra cada historia de amor:


Es tiempo de amor,
tiempo de amistad
y de aventuras.
En este vaivén
no se piensa en nada
a pesar de las heridas.

Pues el tiempo de amor
es tan largo y tan corto
que dura para siempre,
ya lo sabemos.



Llevo varias semanas con este tema de la cabeza, desde que vi una de las películas que más me ha flipado en mucho tiempo: Moonrise Kingdom (gracias, Wes Anderson, por este regalo). Es la pieza perfecta para la banda sonora de una cinta que habla de la primera vez que te enamoras, del deseo de crear un mundo sólo para los dos, lejos de la realidad de mierda en que vive -o cree vivir- cualquier adolescente, y más si eres un outsider total como Suzy y Sam, los protagonistas. No quiero hacer spoiler por si algún lector no la ha visto (en cuyo caso se está perdiendo algo extraordinario), pero Le temps de l’amour suena en una escena clave de la peli, que es también, sin duda, una de las más bonitas que he visto nunca. En el cine y en la vida real.



Moonrise Kingdom Trailer from Jason Weinberger on Vimeo.

PD. Mikel López Iturriaga, aka El Comidista, la incluye en su playlist de música para cocinar – verano 2012. Qué genial es este hombre, de verdad.

8 comentarios:

  1. Aquí me has dado de pleno, Carol: Hardy es una de mis debilidades, me encanta su voz, sus canciones, lo guapa y elegante que es... Gracias por publicar este post, me ha alegrado el día ;-)
    En cuanto a El Comidista, qué decir, otro de mis ídolos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por leerlo y postear! Pues sí, la Hardy y El Comidista son dos grandes de nuestro tiempo, ¡así es! No tendrás algún disco suyo de la época, por casualidad...

      Eliminar
  2. ¡Me encanta! no tenía nada presente a la Hardy y tengo que decir que me ha cautivado... monísima de la muerte además ;-) qué favorecedora era la estética femenina sesentera...

    Ya has conseguido situar Moonrise Kingdom en mi top de pelis para ver... sólo una duda, ¿te gustó Viaje a Darjeeling (tb de Wes Anderson)?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, era una monada y sigue siendo una señora muy guapa y elegante. Y el marido es un guapazo, también.
      No he visto Viaje a Darjeeling, tengo pendiente ésa y alguna otra de Web Anderson, para ver si todas molan tanto como Moonrise.

      Eliminar
    2. Por eso te lo digo, por asentar criterio sobre el director... a mí Viaje a Darjeeling me pareció muy flojita, la verdad...

      Eliminar
    3. Pues me la pongo como deberes para mi semana de vacaciones, ¡que está muuuuy cerca! :-) Sí es cierto que la peli peca, a veces, de guión poco currado, y la mayoría de los personajes adultos son un poco planos. Pero el conjunto es tan chulo que se perdonan esas cosillas.

      Eliminar
  3. Me encanta tu artículo Carol. Es verdad que en esos tiempos la Hardy non esta como Sylvie Vartan o Sheila o Dalida. Esta mujer bellísima ha escrito muchas canciones para ella con su estilo y también para muchos cantantes franceses. Ellos han siempre querido trabajar con ella! Que mujer genial, todos los hombres guapos y famosos la quieren ;) Quando era joven, estaba una "ídolo" porque cantaba y estaba guapa, pero ahora es una "icono" porque siempre ha tenido talento y inspiración.
    Perdón por las errores, la pequeña francés esta estudiando vuestro idioma ;)
    Carla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Carla, qué bien verte por aquí! Tu texto está estupendo, no te preocupes :-)
      Es cierto, la Hardy es un icono por su clase y también artísticamente, y ha influido en un montón de músicos y artistas de otras disciplinas. Y sí, su marido está estupendísimo ;-)

      Eliminar

Puedes comentar qué te parece... pero de buen rollo, ¿eh?