viernes, 28 de octubre de 2011

Ghostbusters


Yo soy de las que siguen bastante a rajatabla el "ver para creer". Ya me cuesta lo mío confiar en la buena voluntad humana, sintiendome defraudada más a menudo de lo que me gustaría... Nunca he sido muy crédula en lo que a fenómenos paranormales se refiere -incluyendo aquellos relacionados con la fe religiosa- pero como en todo en esta vida hay excepciones: Se trata de los fantasmas.

No es que yo crea en los fantasmas, es más bien que los fantasmas creen en mí y se esfuerzan en aparecer una y otra vez delante de mis narices... No son fantasmas de los de cuento, no llevan sábana, ni cadena, ni bola de presidiaro cual alma en pena disfrutando de su eternidad en el pulgatorio. Son fantasmas de carne y hueso, de los que se pueden tocar y de los que -como te descuides- tocan...

Éstos sí se reflejan en el espejo, yo diría que incluso demasiado, y te los puedes encontrar en cualquier sitio. Detrás de la barra de un bar sonriendo con suficiencia, en el gimnasio enseñando músculo, conduciendo un taxi por Madrid, o al otro lado de un mail de trabajo. Los fantasmas proliferan, amiguitos... se nota que se acerca Halloween.

No me hace falta remontarme a 1984, para que la musiquilla de Los Cazafantasmas me venga a la cabeza cada vez que me cruzo con uno de estos tipos... qué gran canción y qué peliculón Ghostbusters, de las primeras que fui a ver al cine. Recordar a Sigourney Weaver con su vestido rojo y a Bill Murray o a Dan Aykroyd llenos de mocos fantasmagóricos neutraliza sin duda el desagradable efecto de cualquier encuentro con algún fantasmilla de medio pelo.

Y es que la peli fue un éxito de taquilla y se registró como la comedia más taquillera de la década. y el tema principal de su banda sonora, Ghostbusters, de Ray Parker Jr., ganó el premio BAFTA 1985 a la mejor canción original. "Who you gonna call?"



¡Feliz Puente de Todos los Santos!

PD.- Al loro con el vídeo que incluye cameo de un excelente elenco de estrellas ochenteras como el recientemente fallecido Colombo.

martes, 25 de octubre de 2011

Live and let die

Primero fue el libro...
y luego todo lo demás.

Últimamente estoy procurando dejarme llevar  por ese estado zen que tan de moda está en la actual sociedad occidental... Y oyes, es de lo mejor que hemos podido importar de Asia, junto con los fideos fritos, el fenshui y el sashimi de atún. Reconozco que aunque el yoga no es lo mío, adoptar esta actitud rayana en el 'me la pela' es de gran ayuda para lograr la estabilidad emocional tan dificil de conseguir en los tiempos que corren.

Si hay una canción que describe a la perfección el torrente de optimismo que me genera esta indiferencia sobre lo poco trascendente, y sobre la vida de los demás es ésta: 'Live and Let Die', para mí la mejor canción parida la banda inglesa Wings, el proyecto musical post beatle de Paul McCartney  a pachas con su mujer, Linda McCartney.

Compuesta en 1973, como soundtrack para la película Live and Let Die, la primera película de la serie de James Bond en que el prota es interpretado por el actor Roger Moore, la canción ha envejecido muy bien, quizá debido a la intervención de la mágica mano de George Martin: letra sencilla y arreglo orquestal épico... En concierto Sir Paul:


Los más jóvenes puede que solo conozcan -o que les suene más- la famosa versión realizada por los norteamericanos Guns N' Roses en 1991, como segundo single de su Use Your Illusion I. Trepidantes guitarras, desgarradora voz de Axl, y amariconados coros del resto de la banda: you know you did, you know you did, you know you did... Aquí os dejo el vídeo, que mezcla fotos antiguas con imágenes de una actuación en vivo de la banda con  poco antes de que el guitarrista Izzy Stradlin abandonase el grupo.




Lo dicho: Vive y deja morir...

viernes, 21 de octubre de 2011

Ojalá

Ayer, los terroristas que llevaban 51 años acosando con violencia a los ciudadanos de mi país y asesinando a civiles inocentes anunciaron que van a dejar de hacerlo. Lo hicieron sin quitarse la careta, esa suerte de tela blanca a lo Ku-Kux-klan que les sirve para hablar como si no fueran personas, para mostrarse como lo que son: delincuentes que se ocultan. Es la careta de los cobardes que, hasta vencidos, son incapaces de reconocer sus errores ni de pedir perdón por sus desmanes... pero, por primera vez, sí de hacer propósito de enmienda. (O algo parecido, porque sin arrepentimento estas cosas no sirven).

Es imposible precindir de un poso de escepticismo porque quienes hablan acostumbran a mentir, también resulta agrio comprobar que siguen manteniendo ese tono de descaro desprovisto de autocrítica, pero yo no he podido evitar que en mi interior se haya colado un suspiro de alivo aderezado de esperanza: un ojalá sea cierto, un ojalá se acabe, un ojalá sea de verdad un adiós definitivo a ese "viejo gobierno de difuntos y flores".

Silvio Rodríguez escribió estas desgarradoras palabras, mezcladas con otras del mismo pelaje en una canción, Ojalá, que habla de ruptura y de amor tras el desamor, amor del malo, del no correspondido. No es, ortodoxamente hablando, una canción de buen rollo, pero ese 'Ojalá' emocionado es lo que me inspira este momento histórico que estamos viviendo.

Os dejo esta versión en directo, que no es la mejor, pero sí una de las más sobrecogedoras porque las voces desbocadas del público no dejan escuchar la del cantautor cubano.Pues eso, ojalá...



miércoles, 19 de octubre de 2011

At last

Hay pocas sensaciones comparables a ese momento vital en el que consigues algo que llevas tiempo deseando. El nivel de euforia es directamente proporcional al esfuerzo o paciencia dedicados en la consecución de los objetivos alcanzados... Así, ese 'por fin' puede ser desde un suspiro de alivio desesperado hasta un aullido de placer incontenible.

Mi 'por fin' de hoy tiene dimensiones moderadas pero nada desdeñables... tras un breve período de oscuridad raruna, tras unos días de soledad, "mi vida vuelve a ser una canción", como diría la gran Etta James en su 'At Last' (Por fin).

Esta canción mágica es una de estas perlas rebosantes de alegría que tan poco se prodigan en el género de las baladas, que en la prodigiosa voz de Jamesetta Hawkins -nombre real de la cantante- es capaz de estremecer de emoción al corazón más duro.






Pese a ser un tema de 1961, he de reconocer que mi relación con 'At Last' es relativamente reciente. Nuestro encuentro fue casual -como suelen ser todos los mejores- y propiciado por Los Soprano, cuya banda sonora esconde grandes hits y joyas menos famosas pero igualmente recomendables. Desde que escuché la canción no ha habido una sola vez que no me haya erizado el vello y removido las entrañas.

Aunque tengo cierta predilección por la versión original de Etta, hoy me he encontrado - bueno, me la ha encontrado Grooveman- con ésta de Alex Serra, un ingeniero de sonido catalán que canta como los ángeles. Aquí os lo dejo:




At last, my love has come along
My lonely days are over
And life is like a song
Oh, yeah, at last
The skies above are blue
My heart was wrapped up in clovers
The night I looked at you
I found a dream that I could speak to
A dream that I can call my own
I found a thrill to rest my cheek to
A thrill that I have never known
Oh, yeah when you smile, you smile
Oh, and then the spell was cast
And here we are in heaven
For you are mine
At last

viernes, 14 de octubre de 2011

On the sunny side of the street


A veces cuesta horrores quitarse la bruma de los ojos. Y lo más vergonzoso es que esos momentos sombríos tan persistentes se presentan sin previo aviso y sin ningún motivo de peso que suponga una causa legítima para la tristeza.

Cuando te sobreviene una desgracia material o humana, la pérdida de un ser querido, una catástrofe natural y giro inesperado de tu vida hacia el abismo... es asumible, comprensible y hasta sano estar y mostrarse triste... pero cuando uno no tiene razones para tener la nube negra encima se desata una lucha interna entre la consciencia racional y ese subconsciente mezquino que te absorve la energía y te deja alienado con tus lágrimas como un globo desinflado rechazado por un niño.

Para ocasiones así, singulares y absurdas no queda más remedio que recurrir a grandes joyas. No valen temas de medio pelo. Es necesario que alguien fuerte y convincente te coja de la mano para llevarte "al lado soleado de la calle... donde la vida puede ser dulce."

"On the Sunny Side of the Street" (1930) es un tema compuesto por Jimmy McHugh con letra de  Dorothy Fields, que se presentó en el musical de Broadway Lew Leslie's International Revue, protagonizado por Harry Richman y Gertrude Lawrence. Convertido en un jazz standard,  lo han tocado grandes de todos los tiempos como Ted Lewis, Dave Brubeck, Earl Hines, Louis Armstrong, Benny Goodman, Lionel Hampton, Errol Garner, Dizzy Gillespie, Art Tatum...

Pero de todas las versiones que se pueden rescatar de esta CANCIÓN con mayúsculas yo me quedo con ésta:




Probablemente la más reciente, grabada anoche en Madrid, e interpretada por grandes gentes, músicos y personas. Satellite, compuesto por Manu Grooveman, a la guitarra y Sarita Brown, a la voz, y en esta ocasión acompañados al saxofón de Josua Díaz.

Disfrutadla y no dejéis que nada ensombrezca vuestras vidas.

Buen fin de semana

martes, 11 de octubre de 2011

Teddy Bear

Este martes-viernes me ha pillado a contrapelo... he empezado con mal pie, ignorando el despertador y levantandome después con sobresalto. "No llego, no llego..." El pantalón que me estaba poniendo ha perdido la cremallera por el camino y he tenido que improvisar completamente el atuendo en tiempo récord. Maquillándome, se me ha caído el colorete y los polvos se han desperdigado por el suelo. He salido a toda velocidad y no he tenido tiempo de coger el tupper con la comida que primorosamente había preparado anoche, y para colmo estoy medio griposa.

Tengo el típico día raruno y medio sombrío en el que lo único que me apetece son mimos y arrumacos... que me abracen como si fuera un osito de peluche, amoroso y blandito. De eso va Teddy Bear, una canción popular americana inmortalizada por Elvis Presley en 1957. Con su letra melosa en la voz del 'Rey' es el tema ideal para haceme sonreir un día como éste.



La gente de mi generación quizá recuerde como a principios de los 90, en la primera etapa de la serie Padres Forzosos (Full House) los tres adultos protagonistas solían cantarle esta canción como nana a Michelle Tanner, la benjamina de la familia ya que el guapísimo tío Jesse era un fan acérrimo de Elvis...

Pues eso, quién fuera la pequeña Michelle :-)

¡Feliz miércoles festivo!

viernes, 7 de octubre de 2011

My Sharona

Que sí que ya es viernes...  y llega el momento de levantarse de la silla de la oficina con ímpetu y despedirse de ella con una gran sonrisa, a zancadas y sin volver la vista atrás... y si hay una canción con la que me entran ganas de lanzarme al mundo a saltos es 'My Sharona' , el mayor exponente del power pop y uno de mis temas favoritos del mundo mundial.

Aunque fue lanzada en 1979, yo no la conocí hasta una ociosa mañana de un verano a mediados de los ochenta, cuando mi hermana pequeña empezaba a hablar y yo empecé a llamarla así -My Sharona-. Desde entonces, ella -mi hermana- sabe que para mí es my Sharona y que no hay una sola vez que escuché esta canción que no me acuerde de ella. 

Fue el sencillo de debut de The Knack, y el único famoso de la banda de Los Ángeles (California)... lo que se conoce como un 'one-hit-wonder'. My Sharona es fácilmente reconocible por su riff, escrito por el guitarrista de la banda, Berton Averre, mucho antes de que éste se uniera a The Knack. Según el cantante y guitarrista Doug Fieger, conoció a una chica llamada Sharona, se enamoró y siempre que pensaba en ella, se acordaba del riff de Averre.



Es la canción favorita de Dave Grohl de los Foo Fighters, e incluso la versionó cuando estaba en  Nirvana. La recuerdo claramente en la banda sonora original -bastante aceptable- de la que pretendía ser una película generacional (de la llamada Generación X, la mía) 'Reality Bites'. La escena en donde suena es uno de los mejores momentos del film de 1994:



Y también fue parodiada en Los Simpsons por los matones del colegio de Bart:




Aunque no todo son buenos recuerdos: La versión original fue foco de atención cuando apareció en la lista de canciones del iPod del expresidente de los Estados Unidos George W. Bush, y lo peor de todo, fue sintonía de cabecera del programa de radio La Mañana de la Cope, presentado por Federico Jiménez Losantos...

Lo cierto es que es un TEMAZO ideal para recibir el finde. ¡A disfrutarlo!

martes, 4 de octubre de 2011

Think (by Isa)

Think! Think Think! Think!

¡Piensa! ¡Piensa! Piensa! ¡Piensa!

Es lo que llevo repitiendome desde que llegué esta mañana al trabajo... pero no hay manera, me parece que hoy se proclaman vencedores la pereza y la dispersión. He recurrido a la gran Aretha Franklin para ver si me contagia al menos una parte de la energía que derrocha este temazo...

Yo no había nacido aún cuando se lanzó Think como single del Aretha Now en 1968, pero por suerte mi madre que siempre ha sido fiel admiradora de la 'Reina del Soul' no me dejó llegar a la adolescencia ignorando esta joya, un hito en la historia del feminismo musical con una letra que supone toda una declaración de intenciones.


En cualquier caso, la versión que más he bailado y cantado a voz en grito es la que Franklin realizó en playback para la famosa secuencia de  The Blues Brothers , en 1980. Esta reedición de Think, más larga y trepidante se publicó dentro de la banda sonora original de la peli, con sus hermanas Carolyn y Erma haciendo los coros y un excelente solo del saxofonista de los Blues Brothers, Lou Marini -a quién he tenido el placer de ver en directo-.




Bueno,no puedo decir que la canción de Aretha me haya hecho recapacitar mucho o concentrarme en el trabajo... la verdad. Pero ahora que llega la hora de salir, me voy con las pilas puestas.

:-)